abc Radio


Cruz Azul logra otra victoria al vencer al Zacatepec en la Copa MX

  • Martes 15 de agosto de 2017
  • en Futbol

POR YAEL RUEDA

 

Los reclamos a Paco Jémez se acabaron. Anoche en el Azul, La Máquina, sus aficionados y el español mordieron la “caña de la paz”. El triunfo ante el Zacatepec (1-0) da tranquilidad a los cementeros, que dependen de sí mismos para avanzar en el torneo copero.

Tigres será el último rival, pero con la unidad que se notó ayer en la colonia Noche Buena, el auguro es bueno para Cruz Azul.
EL JUEGO

Fue un partido de alto riesgo para Cruz Azul. Una derrota significaría olvidarse por completo del liderato del grupo cinco. Fiel a su estilo, Paco Jémez mandó a la cancha un equipo atrevido para pelear con el Zacatepec.

Lo ideado por el español comenzó a tomar forma desde el inicio. Kevyn Montaño fue el primero en soltar el golpe contra el arquero Hernández. Su cabezazo se fue por un lado.

Las emociones no faltaron. El grito de “¡Azul, Azul!” encendió La Máquina de vapor. Zacatepec salió respondón. Cuando les fue permitido, privilegiaron el toque de pelota, además, buscaron la espalda de los zagueros. El error cayó.

Jordan Silva erró al cortar el trazo de Neira para Contreras. Con una vaselina, el cañero se quitó a Allison. La caprichosa no correspondió al gesto y le quedó incómoda. No pudo matar. El cancerbero cementero recompuso gracias al extraño que hizo la pelota.

Christian Giménez apareció. Como si aún fuera un chamaco, condujo la pelota para quedar frente a Hernández. La defensa cañera no desentonó. Villanueva y Flores lo incomodaron. El “Chaco” no pudo festejar ante su querida gente.

Los Cañeros esperaron otro error. Allison no logró salir de pies y le entregó la pelota a Armando González. El balón tachó al meta. La redonda se fue por un lado.

El que perdona pierde. La descolgada fue mortal. Cota hizo de las suyas. Mandó centro para Cauteruccio. La volea no se hizo esperar. Hernández vio la pelota besar la red. ¡La Máquina pitó fuerte!

Los morelendes salieron agresivos al complemento. Cruz Azul tuvo lo suyo. Los inquietos pies de Cauteruccio lo desaprovecharon. La redonda le rebotó de sorpresa en el botín derecho y se fue por el costado.

El juego comenzó a trabarse y ensuciarse. Llegaron las tarjetas. Dos rojas, Cota y Jémez se fueron al vestidor. Zacatepec quiso aprovechar. No pudo.

En la última, Hernández puso a temblar a la zaga cruzazulina. Reventó el travesaño y arrancó los suspiraron. No hubo más.

Todo depende ahora de Tigres. Ambos se medirán ante ellos. La ilusión sigue viva en los azules. Ellos están con Jémez y esperan que ante los regiomontanos, el español los lleve a una nueva fase final.