abc Radio


Cuatro ocasiones que los aficionados mexicanos se pasaron de la raya en los Mundiales

  • Domingo 10 de junio de 2018
  • en Futbol

Un mundial de futbol se convierte en el escenario cosmopolita donde aficionados de los países participantes se transforman en una especie de embajadores de su cultura.

Con penachos, sombreros y trompetas, los aficionados mexicanos se preparan para la cita de cada cuatro años, pero en las últimas ocasiones siempre hay uno que destaca, pero no por las mejores razones.

A continuación te presentamos cuatro ocasiones donde los aficionados mexicanos se llevaron los reflectores mediáticos:

Francia 1998- La flama eterna

undefined

Durante la fiebre mundialista en tierras galas, Rodrigo Rafael Ortega, mostró su buena educación, aún en su estado de ebriedad buscó un lugar resguardado para no orinar en la calle.

Descubrió una pequeña llama conocida como ‘La Flama Eterna’, abajo del Arco del Triunfo de París, la cual ardía desde 1921 para conmemorar a los soldados caídos en la Primera Guerra Mundial.

Ortega orinó sobre ella y la ‘Flama Eterna’ se extinguió. El hecho provocó la indignación de los franceses, tensó las relaciones diplomáticas entre México y Francia, y el fanático terminó en la cárcel durante un buen tiempo.

Corea-Japón2002-Tren bala

undefined

Cuatro años después otro mexicano fue protagonista de un acto que implicó detener la marcha a más de 250 kilómetros por hora del tren bala en Japón. El aficionado nacional accionó la palanca de emergencia obligando a hacer alto total a uno de los trenes más veloces del mundo.

Sudáfrica 2010- Sombrero a Mandela

undefined

Un joven fue arrestado cuando al mirar una estatua de Nelson Mandela, consideró que le faltaba el toque mexicano, así que le puso un sombrero de charro. El acto fue considerado como una “ofensa nacional” que obligó a la cancillería mexicana a disculparse.

Brasil 2014- Hombre al agua

undefined

En un hecho lamentable más que bochornoso, Jorge López Amores, hijo del Procurador de Chiapas, en estado de ebriedad, se lanzó del piso 15 del crucero donde viajaba y seguía a la Selección Mexicana. La tripulación detuvo el navío y comenzó una búsqueda la cual no tuvo éxito, convirtiéndose el tema en uno de los más comentados en México y en el mundo.