abc Radio


El Hidalgo y el Azteca, estadios de pocos goles

  • Miércoles 5 de abril de 2017
  • en Futbol

Muy a su pesar, ya que no ha sido capaz de ganar un partido en
casa, León es el anfitrión en cuyo hogar se han visto más goles
en las primeras 11 jornadas del Clausura 2017.

En el estadio del cuadro esmeralda se han acumulado un total de
24 goles en seis citas, lo que representa un alto promedio de
cuatro tantos por encuentro, aunque en el balance León sólo pudo
convertir nueve veces y los otros 15 tantos los marcaron sus
visitantes.

A los esmeraldas le han hecho goles todos los equipos que le
visitaron en el Clausura 2017, al recibir cuatro tantos de Pachuca
en la fecha 1, uno de Pumas en la 3, cuatro de Tijuana en la 5, dos
de Santos Laguna en la 7, uno de América en la 9 y tres de Toluca
en la 11.

Los campos de Pumas y Tijuana, con una media de 3.5 tantos por
juego, también han sido escenarios con un generoso aporte
goleador.

Aunque son 18 los equipos que integran el máximo circuito son
19 los escenarios en los que se han distribuido los 244 goles que
se contabilizan en lo que llevamos del Clausura 2017, esto debido a
que Toluca fue local en la fecha 1 en el estadio Alberto "Chivo"
Córdova y a partir de su siguiente duelo ya ejerció como en su
remodelado estadio Nemesio Díez.

En su auténtica casa, los Diablos Rojos tienen una media de 2.2
tantos en cinco presentaciones, muy diferente a lo sucedido en el
Alberto “Chivo” Córdova, en el que se registraron cinco tantos
en un duelo, el Toluca 4-1 Atlas, de la jornada inaugural.

América y Pachuca son dos de los locales más sólidos y deben
su etiqueta de invicto, sobre todo, a un eficaz trabajo defensivo.
Tanto Águilas como Tuzos han convertido sus campos, el Azteca y el
Hidalgo, en aduanas muy hostiles en los que ningún visitante ha
sido capaz de marcar un gol.

Sin embargo, ambas escuadras han anotado goles a cuenta gotas.
América apenas pudo marcar cuatro veces en sus cuatro juegos como
local, mientras que Pachuca sólo hizo tres tantos en cinco
duelos.

El Hidalgo es el estadio donde más cuesta ver un gol. En
promedio, en este Clausura 2017, en Pachuca se marcó un gol cada
150 minutos y no hubo ningún partido en el que se anotara más de
un tanto.

Rubén Botta, quien le marcó a Chiapas en la fecha 2 y ya no se
encuentra en el equipo, y Franco Jara, quien le hizo un gol a
Tigres en la 6 y otro a Veracruz en la 8, son los únicos
futbolistas que pudieron convertir  en el Hidalgo dentro de Liga
MX en este 2017.

Hirving Lozano no pudo agregarse a la lista, el pasado sábado,
al errar un penalti frente al Puebla.

Llama la atención que el campo del campeón Tigres también
tenga una cuota anotadora baja. Salvo en el duelo en el que
derrotó (4-2) al América, en la fecha 3, en el resto de los
juegos que disputó como local el cuadro norteño se ofrecieron
escasas anotaciones, al reportarse un 0-0 con Santos Laguna en la
fecha 1, un 1-1 con Morelia en la jornada 8 y dos derrotas por
idéntico 0-1 frente a Toluca (fecha 4) y León (12). En total son
10 los goles que ahí se concretaron, cinco a favor de los Tigres y
cinco de sus adversarios, lo que da un promedio de sólo dos tantos
por encuentro. CDMX DE CONTRASTES

Mientras en el campo de los Pumas suelen entregarse duelos de
muchos goles, en los otros dos estadios de la Ciudad de México, en
Azteca y el Azul, la norma son juegos apretados y con pocas
anotaciones.

Queda clara la diferencia con el siguiente dato. Mientras en
Ciudad Universitaria se han concretado 21 goles, en seis juegos, en
los otros dos estadios de la capital, si se juntan los 10 duelos
del Clausura 2017 ahí escenificados, apenas se combinan para 14
anotaciones.