abc Radio


Napout y Marín son declarados culpables de corrupción

  • Viernes 22 de diciembre de 2017
  • en Futbol

Juan Ángel Napout, de 59 años, expresidente del fútbol de Paraguay y extitular de la Confederación Sudamericana de fútbol (Conmebol) y José Maria Marín, de 85 años, ex titular del fútbol brasileño, fueron hallados culpables de asociación para delinquir, lavado de dinero y fraude bancario en el marco del juicio de corrupción de la FIFA.

Los acusados, presentes en la sala, escucharon el veredicto serios, sin mostrar emoción. Los hijos de Napout y su esposa, visiblemente nerviosos, eran los únicos familiares de los acusados en el tribunal.


 

Aunque el gobierno estadounidense ha acusado a 42 personas y a la empresa deportiva Traffic de 92 delitos y de aceptar más de 200 millones de dólares en sobornos, los exdirigentes juzgados son los únicos que se declararon inocentes tras su extradición a Estados Unidos.

¿Cuales fueron los cargos?

Napout y Marín fueron condenados por el delito de conspiración para delinquir en el marco de una organización criminal -un cargo utilizado muchas veces en casos de mafia o cárteles del narcotráfico- por integrar una red que aceptaba sobornos a cambio de contratos de televisión y marketing de partidos y torneos como la Copa Libertadores y la Copa América.

Según la fiscalía, Napout, Marín y Burga, acordaron recibir respectivamente 10,5 millones y 6,55 millones de dólares en sobornos de las empresas Torneos y Competencias, Full Play y Traffic.

Marin-acusado-farudefiscal.jpg
 

Marín, grabado sin su conocimiento hablando de sobornos por el empresario José Hawilla, exdueño de Traffic, uno de los colaboradores del gobierno estadounidense, fue condenado por seis de los siete cargos de los que era acusado, y absuelto de lavado de dinero en relación a la Copa de Brasil.

Napout fue condenado por tres de los cinco cargos que enfrentaba: asociación para delinquir y fraudes bancarios en la Copa América y la Copa Libertadores. Fue absuelto de los delitos de lavado de dinero.

Napout-fraude-futbol.jpg

La fiscalía lo acusaba de recibir sobornos en efectivo en Buenos Aires de manos de Hugo y Mariano Jinkis, dueños de Full Play.

Los abogados defensores aseguraron que sus clientes no recibieron nunca ni un centavo de sobornos y que no había suficientes pruebas como para condenarlos.