abc Radio


En partido a benéfico, América pierde ante Murciélagos

  • Martes 18 de julio de 2017
  • en Futbol

La fecha pactada llegó. América se presentó en Los Mochis para enfrentar a Murciélagos en encuentro a beneficio de Ezequiel  Orozco en su lucha contra el cáncer.

El saldo fue lo que todos esperaban. El jugador fue el verdadero ganador por la carga emocional y los fondos recaudados, aunque desde otra perspectiva, las Águilas volvieron a preocupar por su rendimiento, poco futbol y el resultado en sí: 2-1 en contra.

Los azulcremas tuvieron su último examen antes del inicio del torneo, reprobaron y la cara que mostrarán el sábado contra Querétaro es una incógnita total.
EL JUEGO

La calurosa noche mochiteca fue el marco para que Murciélagos le hiciera los honores a América, en encuentro que sirvió para que las Águilas tuvieran su último ensayo antes de iniciar el Apertura 2017, el próximo sábado.

En el estadio Centenario, los azulcremas mandaron lo mejor de lo que llevaron a Sinaloa. Salvo las ausencias de Ibarra y Valdez, fueron los elementos más regulares en la pretemporada los que Miguel Herrera utilizó en el cuadro titular, ya que a pesar de la condición de amistoso, las entradas no escatimaron en intensidad al momento de disputar la pelota.

Sin un dominio abrumador, América intentó imponer condiciones y pronto se puso al frente en el marcador, eso sí, con un poco de fortuna debido a que en un tiro de Manuel Pérez en los linderos del área, la defensa desvió y dejó en el viaje al portero Alain Estrada.

Fuera de eso, fue muy poco lo que los “Millonetas” pudieron generar al frente.

Escasas sensaciones de peligro de gol, lo mismo que los del lado de los locales, quienes en un par de ocasiones se insinuaron ante el arco de Agustín Marchesín, pero sin conseguir nada de consideración.

Como es normal en este tipo de cotejos, la lluvia de cambios vino para el complemento. Tan sólo América hizo nueve modificaciones y los únicos que se quedaron en el campo fueron Guido Rodríguez y Pablo Aguilar, ambos sin posibilidad de ver acción contra Querétaro, por los partidos que tienen que cumplir de castigo.

Dentro de la descomposición del juego, propiciada por las modificaciones, Murciélagos encontró el empate originado por un error defensivo de Gil Burón, que tuvo como consecuencia un penalti que Julián Cardozo convirtió correctamente para comenzar con la remontada que tomaría forma en la agonía del juego, gracias al tanto conseguido por Pedro Rentería, quien cruzó todo el campo para abrazarse con “Cheque” Orozco, quien esbozó una sonrisa por el gesto.

Murciélagos consiguió un triunfo que honró la presencia de su compañero y que lo deja lleno de ánimo para iniciar el torneo en la Liga de Ascenso; mientras que América, a pesar de ser amistoso y las condiciones del juego, volvió a demostrar sus problemas de generación de futbol, mismos que parecen peligrosos al estar el comienzo de la campaña a la vuelta de la esquina.


Todos apoyaron a Ezequiel Orozco


Un día, el escritor argentino Eduardo Sacheri soltó la famosa frase que asegura que “el futbol no tiene nada que ver con la vida del hombre, con sus cosas más esenciales. Desconozco cuánto sabe esa gente de la vida, pero de algo estoy seguro: no saben nada de futbol”.

Y es cierto. Más allá de ser un deporte, hay valores tan puros que van más allá de cualquier resultado o formación táctica. Muestra de ello se dio ayer en Los Mochis, cuando el pueblo se le entregó a Ezequiel Orozco en su lucha contra el cáncer.

Sin importar la camiseta, todos los presentes se convirtieron en uno mismo para hacerle sentir que no está solo y que se puede golear a su enfermedad.

EL “Cepillo” Peralta abrazó a Ezequiel previo al encuentro.

EL “Cepillo” Peralta abrazó a Ezequiel previo al encuentro.

Antes de que salieran los equipos a la cancha, el “Cheque” llegó en silla de ruedas, acompañado por su hermano. Oribe Peralta se acercó a él para fundirse en un gran abrazo. Después fue Marchesín.

La hora de que los planteles salieran a la cancha llegó y delante de ellos, Orozco encabezó el protocolo mientras la tribuna gritaba una y otra vez su apodo. En el círculo central, Mejía le puso el gafete de capitán para que decidiera así el lado de la moneda en el volado que echó el árbitro.

Nuevamente el “Cepillo” se acercó a él para entregarle del banderín de las Águilas, correspondiente a un encuentro en e que el resultado pasaría a segundo plano.