abc Radio


Barcelona se impone 3-2 ante el Real Madrid en el clásico

  • Domingo 23 de abril de 2017
  • en Futbol

||Con información del ESTO||

Madrid.- El Barcelona olvidó las penas europeas con la victoria en el clásico ante el Real Madrid (2-3) y un tanto de Leo Messi en la prolongación, el 500 de su cuenta en el Barcelona, lo que le permite salir del Santiago Bernabéu como líder de La Liga Santander.

El brasileño Casemiro inauguró la cuenta a los 28 minutos al aprovechar un rechace del palo a remate de Sergio Ramos, pero el Barcelona remontó con dos magníficos tantos.

El argentino Leo Messi igualó el encuentro poco después de la media hora (m.33) y el croata Ivan Rakitic firmó el tanto del triunfo a los 73 con un disparo colocado desde fuera del área.

El Real Madrid, con diez hombres por expulsión de Sergio Ramos con roja directa a los 77 minutos por una dura entrada a Leo Messi, consiguió igualar por medio del colombiano James Rodríguez a los 86, pero la estrella argentina exhibió sus galones y firmó el 2-3 a los 92.

Momentos antes…

Real Madrid y Barcelona protagonizaban el gran clásico del fútbol español en el Santiago Bernabéu, decisivo para el título de la Liga, con los madridistas ante la posibilidad de asestar el golpe definitivo ante su afición al eterno rival, que estaba obligado a ganar para prolongar el pulso.

El Real Madrid, crecido tras eliminar al Bayern Múnich de la Liga de Campeones, tenía en su mano dar un paso de gigante hacia su gran objetivo del curso, volver a reinar en la Liga, en un escenario soñado, ante su gran rival, al que podía ver perder todos los títulos grandes en cinco días.

Zinedine Zidane sabía que era el momento deseado por cualquier madridista e intentaba rebajar la presión, quitar importancia al duelo, convertirlo en uno más. Pero era consciente de que su primer clásico como técnico madridista en el Santiago Bernabéu, no lo era.

Huía del favoritismo y de la importancia del aspecto anímico. El fútbol es un estado de ánimo y su equipo, cansado por el desgaste de la prórroga ante el Bayern, llegaba lanzado a un momento clave.

Volvía Gareth Bale, recuperado de su séptima lesión de sóleo, y obligaba a Zidane a decidir. Apostar por el galés le condicionaba a regresar al 4-3-3 y volver a mandar al banquillo a Isco Alarcón en un momento excelente. También Marco Asensio había presentado con brillantez su candidatura a la titularidad.

El técnico madridista debía decidir viendo el momento de Bale, si estaba en condiciones de aguantar un duelo de alta intensidad o era mejor usarlo como revulsivo en el segundo acto. Así como el dibujo y la estabilidad que gana con cuatro centrocampistas.

Era la gran duda por despejar de su equipo titular, que llegaba con lo justo en defensa por las bajas de Pepe y Raphael Varane. Con Nacho Fernández y Sergio Ramos, el salvador de la primera vuelta en el Camp Nou, jugándolo todo.

Lee la nota completa en el ESTO

/cpg