abc Radio


Jhony Corzo cumplió su sueño de conquistar un título mundial de Surf

EL oaxaqueño Jhony Corzo, afirmó que es un honor representar a México y haber cumplido el sueño de conquistar un título mundial. Lo hizo a los 18 años, el fin de semana pasado, en Biarritz, Francia, al superar en la final al experimentado competidor local  Joan Duru.

“Me siento súper orgulloso de ser mexicano, a México lo tengo en el corazón y siento que es algo por lo que hemos luchado siempre, es una medalla histórica que se ha logrado, creo que tenemos el potencial en el surfing de lograr muchos reconocimientos más”, declaró el joven exponente de un deporte que fue incluido en el programa de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

El Mundial, señaló, el segundo deportista en ganar un Mundial a los 18 años, fue “superdifícil”, porque asistieron atletas de alto rendimiento, presentes en Ligas Mundiales, pero que “todo se puede en esta vida”.

Agradeció a patrocinadores, familia y al equipo que asistió a Francia, también ganador de una segunda medalla histórica medalla, la de cobre que se entrega al cuarto lugar.

Una victoria que dedicó a todo México, a los atletas que practican este deporte en nuestro país, alrededor de cinco mil de acuerdo a datos aportados por  la Federación Mexicana de Surfing y a los niños, porque lo considera un deporte increíble.

Dentro de la experiencia que ha tenido en el mar, aceptó que hay ocasiones que ha sentido el temor de ahogarse o cohabitar con tiburones, en ocasiones le dan ganas de tomar un receso, pero que no puede dejarlo, porque eso es parte de la naturaleza.

La primera vez que surfeo fue con su papá a los cinco años, se paró enfrente de su progenitor en una tabla larga y tuvo un sentimiento increíble al poder estar con él; luego lo hizo solo, más tarde competía en contra de sus amigos, en la Punta, a 10 minutos al sur de Zicatela, en Puerto Escondido, donde nació.

Su primera competencia la tuvo en Carrizalillo, también Oaxaca a los ocho años,  y luego empezó a participar en los Abiertos que se hacen en diferentes destinos del país donde el oleaje manda, a partir de los 14 años,  con gente de 20  y mayores. Al principio, señaló, se ponía nervioso, pero poco a poco venció ese temor y pronto pudo vencer a sus rivales.

En el mundo hay lugares con olas muy difíciles, con mar de fondo de piedras en Fidji, en Hawaii ya estuvo en una ocasión y es algo que tiene en mente, seguir los pasos de sus hermanos mayores, quienes también tienen una historia que contar y sus padres que se conocieron gracias a este deporte hace casi tres décadas.

Jhonathan Enrique Prewitt Corzo, su verdadero nombre, reiteró que el surf es increíble por la convivencia que tiene con el mar, una combinación de energía y felicidad, en un deporte diferente a todos, una actividad artística.

Jhony aprendió en un escenario que tiene olas de las más grande en el mundo y peligrosas en Zicatela, dónde se dan los mejores exponentes del mundo y eso le ha dado mucha confianza.

“Los veía a todos, los admiraba mucho a toda esa gente. Mis hermanos Ángelo y Jimel se meten en ella y me motiva mucho saber que soy de esa gran playa”. Todos se conocen y como familia se ven en el mar.

El surfing lo ha ayudado mucho a cambiar su forma de ser, a crecer con base en eso y espera seguir el resto de su vida en este deporte, hasta que el cuerpo aguante, añadió. Pero, ahora que es campeón mundial ya se considera un surfista profesional.

“Es algo que me ayudará a seguir, mucha gente grande de 30 o mayor, si ganan esta medalla ya se retiraría, yo pienso. Pero como apenas estoy iniciando me da mucha confianza para seguir adelante, seguir luchando y sé que se pueden lograr muchas  cosas más”, concluyó.

El nuevo reto que tendrá en la Serie Mundial será la semana próxima en Acapulco, en la playa del Revolcadero.