abc Radio


JC Chávez Jr. se muestra disciplinado para enfrentar a Canelo

  • Viernes 3 de marzo de 2017
  • en Deportes

Un calor intenso acompañó la práctica de Julio César Chávez júnior, quien bajó de la altitud del Centro Ceremonial Otomí para “hacerse más accesible” para los medios de comunicación, que acudieron en forma masiva al gimnasio de la calle Resina, en Iztacalco.

Faltaba un cuarto para las tres de la tarde de ayer, cuando hizo su aparición el Hijo de la Leyenda en medio de la expectación que compartía un numeroso grupo de aficionados deseosos de “rescatar” un autógrafo.

El tremendo atractivo que resulta la combinación de su nombre con el de Saúl “Canelo” Álvarez, con quien sostendrá una pelea determinante el próximo 6 de mayo en Las Vegas, hizo que el lugar se viera repleto de cámaras de TV y grabadoras, lo mismo que celulares de los reporteros que subieron de inmediato las imágenes al ciberespacio.

Julito llegó en compañía del hombre que inició la dinastía Chávez y quien fuera campeón del Pacífico de peso ligero, su tío Rodolfo y, por supuesto, de su padre, el César del boxeo.

Preparación, disciplina y dedicación, serán sus bases para imponerse al boxeador jalisciense, según declaró el púgil sinaloense, mientras el entrenador Nacho Beristáin preparaba las vendas que iba a colocarle. “Vamos bien, hemos corregido hábitos que tenía en el pasado, como subir más las manos; detalles que él ve. Yo solo le hago caso y trato de aprender de toda la experiencia que él tiene. Me siento motivado y contento; no pienso desaprovechar esta pelea”, aseveró.

Asimismo, habló sobre los altibajos de su trayectoria, que se vio alterada (estuvo inactivo entre julio de 2015 y diciembre de 2016) por la seria lesión que sufrió en su mano derecha en su combate contra el “Dorado” Reyes, y que requirió cirugía.

“Lo que pasa es que hubo un momento en que pensé ya no seguir boxeando. Y cuando me decidí a boxear otra vez, dije ‘lo tengo que hacer al doscientos por ciento’. Una vez peleé con una mano ocho rounds, y me imagino que si hubiera peleado contra alguien más duro, hubiera sido otra historia. Por eso decidí tomar la segunda etapa de mi carrera, y quiero ser campeón mundial  de nuevo o ganar peleas importantes”.

Tras revelar que su peso actual “es de 182 libras, aproximadamente”, el Júnior opinó que este combate llega cuando “tengo madurez y quiero aplicarla. Cuando peleé contra ‘Maravilla’ Martínez, yo estaba más joven, quería llegar a 89 peleas invicto como mi papá, y esta vez quiero que le pase a él”.

Hizo énfasis al señalar: “No cansarme, eso será la clave”.

Respecto de su creciente rivalidad, el Júnior asentó: “Cuando estábamos en diferentes televisoras, él me retó… creo que hay algo de resentimiento o no sé, no lo entiendo”.

En su práctica estuvo Memo Heredia, su preparador físico, quien reiteró que no tendrá problema para dar las 164 libras y media, el tope en que se pactó el encuentro que paralizará la Ciudad del Juego.