abc Radio


Las marchistas Alegna y Rebeca ilusionan

  • Viernes 24 de marzo de 2017
  • en Deportes

“MI corazón es la armadura de mis sueños”.

Así se sienten protegidas las atletas de caminata Alegna González –10 kilómetros- y Rebeca Enríquez –20k-, para continuar en el arduo camino que les espera hasta alcanzar llegar a unos Juegos Olímpicos.

Ambas son pupilas del estratega Ignacio Zamudio, quien las está llevando con una visión hacia el triunfo.

La chihuahuense Alegna fue profeta en su tierra al ganar con marca nacional el challenge, de la especialidad. Mismo que volvió a lograr una semana después en Monterrey, y lograr el boleto para la Copa Panamericana que se celebrará en Perú.

Por su parte, Rebeca ya cumplió exitosamente su ciclo en los 10k y compitió por primera vez en los 20, donde pronto dará resultados.

Jóvenes de 18 años de edad, saben que la mentalidad para lograr las metas es lo más importante, por eso están conscientes de lo que desean en el deporte.

“Llegar a unos Juegos Olímpicos y poner en alto el nombre de México”.

Alegres y agraciadas, también hacen equipo con Valeria Ortuño, otra chica que también brilló en los 10, pero ha comenzado su trajinar en los 20k.

En su visita al diario de los deportistas se quedaron sorprendidas por el Museo, pero además recorrieron las instalaciones tomándose selfies por montones.

Siempre sonrientes, la autoconfianza en ellas mismas está en sus palabras, en sus sentimientos y sus anhelos.

Alegna González y Rebeca Enríquez disfrutan y viven lo que hacen.

La virtud de la caminata la han recibido con fuerza, con valentía para superar las batallas venideras. Sin darle la espalda a los retos, al contrario, “listas para afrontarlos porque todos los días entrenamos para ello. Con los atributos que nos da el querer ser las mejores. Estamos aquí para conquistar el mundo”.

Entusiastas saben que ya están en la historia del deporte, pero quieren ser un ejemplo a seguir.

“Eso es lo que esperamos después de que logramos una medalla. Que más niños y niñas sigan nuestros pasos. Cuando sabes que eso sucede, entonces no te rindes por nada del mundo”.