abc Radio


Matthews se llevó la etapa 16 en los 165 kilómetros

  • Martes 18 de julio de 2017
  • en Deportes

El australiano Michael Matthews remató con doblete el trabajo del equipo Sunweb, con un sprint muy disputado que le llevó a la victoria en la decimosexta etapa, entre Le Puy-En-Velay y Romans-Sur-Isère, de 165 kilómetros, en la que Chris Froome (Sky) se mantuvo al frente de la general a las puertas de Los Alpes.

Merecida victoria de “Bling”, de 26 años, quien ya se había impuesto en Rodez, en una jornada en la que su equipo se empleó a fondo de principio a fin para eliminar al alemán Kittel y propiciar una llegada para el “aussie”, quien no falló. Se impuso al noruego Boasson Hagen (Dimension) y al alemán John Degenkolb (Trek), quien reclamó sin éxito por posible maniobra ilegal del ganador.

Los hombres del podio entraron en el mismo grupo con un tiempo de 3:38’15’’, a una media de 45.3 km/hora, un ritmo alto después de la jornada de reposo. Cortado por los abanicos quedó el irlandés Dan Martin (Quick Step), lo que le costó el quinto puesto de la general en favor de Mikel Landa. Más atrás remaba el español Alberto Contador, a 1:30 de los gallos, pérdida que no hizo mella al madrileño. Al contrario, a más de 11 minutos en la general, podría tener licencia para atacar en la etapa del Galibier, la que tiene marcada en su calendario para salvar el Tour. Ya entra la carrera en Los Alpes. Las diferencias en la general son exiguas. Froome entra de comandante en jefe, pero con obligación de atacar para lograr diferencias que le allanen el camino hacia París. Fabio Aru entra en la batalla a 18 segundos, Bardet a 23 y el colombiano Urán a 29.

Al acecho Mikel Landa con la caña preparada. El objetivo, proteger a Froome, el líder por el que sueña el Sky, pero ante el menor fallo, el español está dispuesto a asumir los galones. La etapa era de transición, en teoría, para esprinters y descanso activo para los ‘generales’. Y así transcurrió el regreso a la actividad tras la segunda jornada de descanso.
PARA HOY

La primera cita alpina del Tour 2017 tendrá algunos de los puertos clásicos de la carrera, aunque la meta está situada en Serre Chevalier, en el descenso del Galibier.

Los 28 kilómetros de bajada que restarán tras coronar el Galibier, la cima más alta de este Tour de Francia, serán claves para determinar el ganador de la etapa.

Y también para clarificar una general muy apretada, aunque antes la etapa que comienza en La Mure cuenta con hasta tres plataformas de ataque.

La etapa, que tiene 183 kilómetros, prácticamente no ofrece llanos. Es más que probable que la general sufra modificaciones importantes en vísperas de la llegada al Izoard,.