abc Radio


Real Madrid se atasca en Alemania; empata 2-2 con el Dortmund

  • Viernes 16 de febrero de 2018
  • en Deportes

Dortmund, 27 Sep.- Un gol en los últimos minutos del partido,
el marcado por Schurrle a tres del final, castigó la reacción del
campeón de Europa, el Real Madrid, que supo sufrir en el primer
tiempo tras el reencuentro con el gol de Cristiano Ronaldo,
perdonó la sentencia en el segundo y acabó cediendo dos
puntos.

La vida no cambia para el Real Madrid en Alemania, donde sus
visitas responden a un patrón asociado al sufrimiento. Salvo
alguna noche aislada, como el recital en el Allianz Arena de las
semifinales de Liga de Campeones ante el Bayer Múnich (0-4) el
año de la Décima, el equipo madridista se encuentra rivales con
un fútbol físico y directo que le generan inestabilidad.

La decidió contrarrestar Zinedine Zidane con valentía. Llegaba
de dos empates consecutivos en la Liga española que rebajaban el
estado de euforia. Lo fácil era reforzar el centro del campo, ante
la ausencia del insustituible Casemiro, pero optó por un cambio de
sistema para apostar por James. El 4-2-3-1 fue el dibujo elegido,
con el colombiano a espaldas de Benzema y Bale más Cristiano en
las bandas.

El duelo fue trepidante, con un ritmo endiablado, de ida y
vuelta. Dos equipos que mostraban su velocidad ofensiva. Un Real
Madrid en apuros cuando Gotze conectaba con Dembélé y Aubameyang,
pero que se mostraba cómodo jugando al contragolpe.

Cristiano Ronaldo comenzó extramotivado tras su cambio en Las
Palmas. Deseoso de enterrar la peor de sus versiones, saltó al
césped con el gol en su cabeza. A los dos minutos se encontraba
una falta perfecta en la frontal. Su disparo lo sacaba como podía
Burki.

El duelo a intercambio de golpes lo planteaba el Dortmund, que
rápido respondía para poner a prueba el estado del costarricense
Keylor Navas. Regresaba tras meses sin jugar y se le vio sin tener
tomada la medida a su portería. Inseguro en disparos que podría
haber bloqueado y que le costaron caros. Al primero, el de Gonzalo
Castro, respondió con los puños.

Eran minutos en los que Ramos y Varane eran examinados por
impulsos de raza, fuerza y velocidad del Dortmund. Los espacios que
quedan a la espalda de centrocampistas que añoran a Casemiro, eran
explotados por el conjunto germano. Dembélé chutaba abajo en
carrera y Keylor evitaba el tanto. Un minuto después lo volvía a
intentar sin encontrar puerta.

Las respuestas madridistas eran inmediatas. Benzema se caía al
suelo con todo a su favor en el mano a mano. Era la jugada que
avisaba del gol. Con campo para correr, James encontró el
desmarque de Bale, de tacón asistió a Cristiano que con un tiro
cruzado se quitó de golpe la ansiedad en su competición
preferida.

El tanto no rebajó la ambición del Borussia que se adueñó de
la posesión y del partido. Sus llegadas por las bandas eran
continuas, las asociaciones en paredes rompían líneas blancas y
Ramos salvaba el empate lanzándose a cortar el disparo de
Dembélé. Del sufrimiento a la esperanza había segundos de
diferencia. Y James perdonaba un dos contra uno clarísimo para
endosar un golpe casi definitivo.

El castigo llegaría en la recta final. Una perdida de balón de
Ramos acabó en falta y un grave error de Keylor. El disparo de
Guerreiro no tenía la fuerza suficiente como para ser rechazado.
Ya había mostrado falta de confianza a un testarazo blando de
Sokratis que optó por despejar. En la segunda ocasión el despeje
de puños se alió con la mala suerte al estrellarse en Varane y
acabar en gol en propia puerta.

En la reanudación el Real Madrid recuperó la personalidad del
campeón de Europa. Cuando se esperaba una nueva salida en tromba
alemana, la realidad fue un crecimiento en el juego del equipo de
Zidane.

Lo hizo tras un par de jugadas de exhibición de todas las
virtudes de Dembélé. Siempre con descaro, con un uso exquisito de
sus dos piernas, recortó con izquierda y chutó con derecha para
permitir a Keylor desquitarse en una segunda parte en la que estuvo
activo. Aubameyang volvió a encontrarse con los puños del
costarricense.

Fue desde una clara ocasión perdonada por Cristiano, que
cabeceó ladeado un buen centro de Ramos, cuando llegaron los
mejores momentos madridistas. Con velocidad y calidad el Real
Madrid desarmaba a su rival. Bale encontraba un carril y a Benzema
le faltaba velocidad para rematar el segundo tanto.

No perdonó a placer Varane, cuando un saque de esquina ensayado
acabó con centro de Cristiano al segundo palo, remate a la madera
de Benzema y a placer marcaba el central francés para desquitarse
de sus últimas actuaciones.

Pero el espíritu guerrero del Borussia impidió que se diera
por vencido. Alentado por una afición fiel y con la 'maldición
alemana' siempre preparada para reaparecer, el partido acabó en el
área española. Navas respondió con una buena parada, tapado por
su defensa, al latigazo de Guerreiro, Schurrle probó suerte y la
estirada del meta evitó el tanto.

Pulisic también la tuvo en momentos en los que el Real Madrid
pudo sentenciar a la contra. La más clara la tuvo Cristiano que
chutó arriba y en otra acción brillante individual, se encontró
con la manopla de Burki. Estaba más cerca el tercero que el
empate, pero de nuevo le faltó al equipo de Zidane estabilidad en
los últimos minutos.

Le pasó ante Las Palmas y se repitió en Dortmund. Cuando el
partido debía morir, Pulisic se iba de Danilo y su centro caía
muerto a Schurrle, que fusilaba arriba el empate definitivo.

En la cabeza de Varane, tras un córner, estuvo el triunfo, pero
no encontró puerta y el Real Madrid cedió dos puntos que tenía
en el bolsillo.

También puedes
leer:


 

Sevilla logra un importante triunfo 1-0 ante el Lyon