abc Radio


Serena Williams gana a Venus en Australia y logra su 23º Grand Slam

  • Sábado 28 de enero de 2017
  • en Deportes

François BONTOUX

La estadounidense Serena Williams ganó su 23º título de Grand
Slam al batir a su hermana Venus en dos sets, por un doble 6-4,
este sábado en Melbourne en una emotiva final del Abierto de
Australia.

Serena, de 35 años, tiene ahora el récord en solitario de
títulos grandes en la era profesional por delante de Steffi Graf
(22), acercándose al récord absoluto de la australiana Margaret
Court (24), presente en la tribuna presidencial del Rod Laver
Arena, viendo a su sucesora quedarse a un paso de su marca.

Vista la facilidad con la que Serena ha caminado en el cuadro de
esta edición del Abierto de Australia, parece que alcanzar los 24
grandes no pasará de esta temporada. Su primer título mayor fue
el US Open 1999, hace casi 18 años.

"No habría alcanzado los 23 títulos sin ti. De hecho no
estaría en ningún sitio, eres la que me motiva, la única razón
por la que existen las hermanas Williams. Has completado un regreso
increíble", señaló en la entrega de trofeos Serena sobre su
hermana, de vuelta al primer plano tras muchos problemas
físicos.

"Serena Williams, esta es mi hermana pequeña chicos. Has
logrado algo asombroso, tu victoria siempre ha sido mi victoria.
Creo que lo sabes, estoy muy orgullosa de tí", dijo antes una
emocionada Venus.

Con este triunfo la pequeña de las hermanas Williams
recuperará la primera plaza de la clasificación de la WTA tras la
eliminación de la alemana Angelique Kerber, que defendía título
en Melbourne, en los octavos de final.

– Nervios en el arranque –
Sin la alemana, que
el año pasado alcanzó un nivel que le permitió competir de tú a
tú con Serena, las otras candidatas de la competición femenina;
la española Garbiñe Muguruza, la checa Karolina Pliskova, la
polaca Agnieszka Radwanska o la rumana Simona Halep tampoco fueron
capaces de alcanzar las semifinales, dejándole libre el
camino.

La estadounidense alcanza las siete victorias en Australia, 14
años después de la primera, cuando también batió a su hermana
en la final.

El partido de este sábado fue la novena final fraternal entre
las Williams en Grand Slam, con un balance de 7 victorias y dos
derrotas para Serena. Fue la primera vez que se enfrentaron por el
título desde que lo hicieran en Wimbledon 2009.

Como era esperado Serena dominó el partido gracias a su mayor
potencia, aunque tuvo que reponerse a un mal inicio. Aparentemente
nerviosa, cometió 13 faltas directas en los cinco primeros juegos.
Corrigió esta tendencia y solo cometió una en los últimos cinco
de este primer set.

A continuación impuso su capacidad para cerrar los puntos con
uno o dos golpes y finalizó el partido en 1 hora y 22 minutos.

Venus, de 36 años -jugadora de más edad de la competición- y
17ª en la lista WTA, disputaba su primera final mayor desde 2009.
Ganadora de 7 torneos de Grand Slam, volvió a la élite después
de varias temporadas en las que los problemas físicos le
impidieron rendir al máximo.