abc Radio

Tania, Janelly y Miriam, el alma de Guadalajara

La historia de Chivas no necesita ser relatada. La grandeza se define desde su origen, tras ser el primer y único equipo que juega con puros mexicanos. Así que, conscientes de que lo que significa portar dichos colores, Tania Morales, Miriam García y Janelly Farías, jugadoras del equipo femenil, no pueden ocultar su emoción al formar parte de dicha institución.

Ahí, en la Minerva, monumento emblemático y representativo de Guadalajara, Janelly, quien apenas se unió en este semestre a las filas del Rebaño, es la primera en tomar la palabra: “No puedo explicar con exactitud lo que significa este club para mí, en verdad es difícil decir lo que siento, porque desde niña ha sido un sueño verme con esta playera. Sé que hace años no se veía posible una Liga Femenil, pero yo tenía la idea de que algún día pasaría y que estaría justo aquí, en Chivas”, dice en entrevista con el Diario de los Deportistas.

Farías nació en Santa Ana, California, y pese a que tuvo la oportunidad de jugar en el San Diego Sea Lions, en el Houston Dash y en el Apollon Ladies FC, donde disputó una Liga de Campeones de la UEFA, nada se compara con estar en el Rebaño: “Por fortuna pude jugar en otras Ligas, con otros equipos, pero acá cada que piso la cancha con este escudo, no sé si la gente nota o mis compañeras lo hacen, de que se me salen las lágrimas, porque esto es lo que siempre quise, de las cosas más importantes para mí”, explica con la voz quebrada y los ojos brillosos.

Miriam es la siguiente en hablar. La defensa termina de posar para el lente de ESTO, al tiempo que un camión pasa y se detiene por el semáforo en rojo. Al estar ahí, dos chicos no tardan en reconocerla: “¡Venga Miriam, ya queremos verte de vuelta, crack!”, le gritan. “Eso fue bonito”, exclama con una sonrisa.

“Este tipo de cosas hacen que estar aquí sea lo mejor. Soy tapatía y el futbol siempre ha estado en mi vida, así que cuando nació la Liga, sabía que debía de jugar en Chivas, ya que es el equipo que caracteriza a todo Guadalajara”, señala.

Tania es la última en hablar. Ahí, entre risas y un ambiente único, donde la gente pasa y espera a que termine la entrevista para pedirles una fotografía, expresa: “Chivas es mi todo. Desde que era una niña jugaba futbol, así que busqué escuelitas y eran de Chivas, donde también tuve la dicha de conocer a las que ahora son mis mejores amigas y luego llega esto, lo profesional y estar en el equipo de mis amores. Son cosas que sueñas y luego de mucho trabajo puedes verlas plasmadas”, remata.

Tania sueña con dirigir al Rebaño
Tania Morales es la líder, la pastora del Rebaño, a quien sus compañeras siguen y no solamente por portar el gafete, sino por su amplia experiencia, mentalidad y sabiduría. Ser la capitana de uno de los cuatro equipos más grandes es una gran responsabilidad, pero ella no huye: “Es algo muy lindo, es imposible que no sea una gran responsabilidad por la institución que es, pero no le quita lo bonito, porque las chavas me corresponden de una manera muy especial; me respetan, me ayudan y aprendemos juntas”, explica, mientras Miriam y Janelly le echan porras: “Esa es nuestra capi”.

Tania toma dicha tarea como un reto, la cual la inspiró para soñar con dirigir, en su momento, al Rebaño: “Estoy consciente de mi edad. Sé que me queda menos tiempo que al resto de mis compañeras dentro del terreno de juego, pero disfruto lo que me toca vivir y paso a paso, pero después de eso, si me preguntan, es claro que quiero dirigir y ojalá sea acá en Chivas”, confiesa.

Contadas son las escuelas de futbol para mujeres, así que Morales decide romper barreras con el objetivo de impulsar a más chicas a formar parte de la Liga MX Femenil: “A mí me tocó estar en una escuela de niños y ahí debía buscar un lugar, porque no había espacio para mujeres, entonces uno voltea y se da cuenta que, de verdad, son muy pocas, y ahora, con la Liga hecha realidad, quiero apoyar a todas las niñas que pueda, enseñarles lo que sé y por qué no: guiarlas a que puedan formar parte de este certamen, que cada vez le abre las puertas a más chicas”, cierra emocionada.

Para Miriam, su lesión fue una lección de vida
Si hay algo que caracteriza a Miriam García es su manera de sobresalir, de luchar y su pasión por el balompié, fórmula que le ayudó a superar la dolora lesión que la alejó de las canchas por casi 11 meses: “Toda mi vida he jugado futbol, vengo de una familia pambolera. Mis papás jugaban, mis hermanos también, entonces yo lo tenía, y cuando de repente te pasa algo como lo que me sucedió, y tienes que dejar de jugar un tiempo. Es como si tu mundo se detuviera, porque es lo que haces siempre y de repente ya no lo tienes”, menciona con voz entrecortada.

“Al principio es duro, como todo, hay que tener mucha paciencia. Había días que quería estar ya al 100 y regresar con mis compañeras, a la par, pero no era posible”, añade.

El proceso de recuperación fue largo, sin embargo, la defensa se quedó con una grata lección que, al final, le hizo entender aquella frase de “todo pasa por algo”: “Muchas veces uno no logra entender el por qué, pero ahora puedo decirte que esto me sirvió mucho, ya que me enseñó a valorar y comprender que las cosas se terminan y que cuando las tienes debes disfrutarlas al máximo, porque no sabes cuando ya no podrás hacerlo más”, dice con un brillo en los ojos.

Miriam es una de las contadas jugadoras con amplia experiencia a nivel Selección, así que no duda en revelar su anhelo por volver al Tricolor: “Ojalá pronto pueda regresar, pero sé que para ello debo seguir trabajando. Pusimos una pausa con la lesión, pero el objetivo es otro llamado para hacerlo mucho mejor”, indica.

Finalmente, la dorsal 3 explica la diferencia de representar a Chivas y a la Selección, tras la comparativa de ser una escuadra con puros mexicanos: “Son cosas diferentes y no porque una sea más que otra, sino que en Chivas es jugar en tu país, donde está tu gente, y con Selección representas al país lejos, pero no estás cerca de ellos, pero al final del día las dos te dan una satisfacción grande”.

Janelly pide más apoyo al futbol femenil
Poco es el tiempo que lleva la Liga MX Femenil y pese a que los pasos son cortos, pero hacia adelante, las dudas siguen a flor de piel, situación por la cual Janelly Farías alza la voz para pedir más apoyo: “Entiendo que esto no va a crecer de la noche a la mañana, todo es un proceso y, en lo personal, creo que vamos bien. La Liga varonil tardó años en cimentarse, así que no podemos exigir que en poco tiempo pase lo mismo acá”, comenta.

“El camino es bueno, pero hay muchas cosas en las que debemos mejorar, por ejemplo, que la gente apoye en comprar boletos para que vaya a los partidos, en los estadios, y que no solamente vean el resultado o sea por la televisión, el que compren las playeras, que estén ahí en los momentos duros y no solamente por decir en los buenos, porque en serio que ver a nuestra gente alentado inspira más de lo que llegan a pensar”, añade.

De igual manera, la defensa pronuncia su apoyo para las extranjeras, ya que podría ayudar a aumentar el nivel del certamen: “Sé que acá en Chivas jamás jugarán y eso está bien, porque es lo que hace especial y único al equipo, pero en general caería bien darles esa apertura. Si llegan chicas con experiencia en otras Ligas profesionales, no entiendo el por qué no sería bueno, si al final la exigencia acá en México crecería y pienso que pueden aportar”, cierra.