abc Radio


Tigres volvió a rugir, ahora en la Angelopolis 2-0

Violeta Alva

Fotos José Luis García

Enviados

PUEBLA.- Ayer, la UANL dio literalmente un salto de Tigre. El
equipo de Ricardo Ferretti, sin él en el banquillo, venció al
aguerrido Puebla 2-0 y brincó del lugar 17 al 12 de la tabla.
Gracias a ello está a un triunfo de meterse de lleno entre los
primeros ocho de la competencia, además de agenciarse un boleto a
la Liguilla del Clausura 2017.

Aunque José Saturnino Cardozo, quien tampoco estuvo en la
banca, perdió el invicto como director técnico del cuadro de La
Franja, no debe preocuparse, tiene un equipo que le juega de tú a
tú a cualquiera, pero en esta ocasión los del “Tuca” fueron
más y se despacharon a los poblanos con dos simples, pero
excelentes jugadas.

Este domingo vimos a André-Pierre Gignac con una función
distinta, pues venía de atrás, recuperando balones y haciendo una
buena mancuerna con Luis Quiñones por la izquierda, Eduardo el
“Turbo” Vargas por el centro y Jürgen Damm por la derecha.

Fue así que André-Pierre sirvió preciso a Quiñones y éste
centró, “Campe” quiso cortar el servicio, pero el balón le
quedó casi muerto a Jesús Dueñas, quien sólo la cacheteó para
marcar el primero.

La segunda parte tuvo prácticamente la misma tónica: con un
Puebla abocado al frente, con algunas llegadas como dos disparos a
puerta de Paco Torres desviados y un cabezazo de Daniel Pérez.

El segundo tanto que selló el brinco del Tigre en el torneo
salió nuevamente de los botines de Gignac, quien encaró a
Campestrini, éste la rechazó elevada. En el intento de despejar,
Paco Torres se la puso por arriba al “Turbo” Vagas, quien
cabeceó al fondo del marco poblano.

La celebración de Ferretti, en un palco, como diciendo que esa
era la jugada practicada en la semana, fue el colofón a una
excelente actuación de su equipo.

Así, el tiempo se esfumó y los felinos del norte dieron un
brinco en sus aspiraciones de clasificar a la Liguilla, pues tiene
una banca de lujo, en el que se incluye a un Ismael Sosa que entra
de relevo para pedir todas las pelotas. Los de Ferretti tenían
desde el 30 de septiembre de 2007 que no vencían a Puebla, así
que este triunfo rompió ese “maleficio”, ese que ni el
“Diablo Mayor” pudo prolongar, al frente de los camoteros.