abc Radio


Veracruz recibe a Jaguares

  • Viernes 3 de febrero de 2017
  • en Deportes

POR JORGE ERNESTO WITKER

Sólo el Morelia impide de momento, que el partido de esta noche en el Luis “Pirata” Fuente sea el choque entre los dos peores equipos en la tabla de cocientes por lo que el Veracruz y Chiapas puede considerarse, como dirían los clásicos, una disputa de seis puntos por la relevancia que puede tener este resultado para la definición del descenso, batalla a la que le quedan 13 jornadas solamente.

Y pese a ocupar los lugares 16 y 17 en la tabla de porcentajes los arranques de torneo de Veracruz y Chiapas ofrecen invitaciones al optimismo a sus sufridas aficiones.

Los jarochos, porque además de haber obtenido los seis puntos posibles como local, han puesto importante resistencia en sus dos salidas, pese a perder con Santos Laguna y con América.

Y los chiapanecos porque también llevan seis unidades en su casillero pese a tener un juego menos, y han enseñado un orden y funcionamiento óptimos, tanto en su derrota ante Pachuca (0-1) en la fecha 2 como en sus dos recientes victorias, en las que supo vencer a dos rivales complejos como Toluca y Tigres.

Chiapas es uno de los únicos dos visitantes, entre los equipos que habitan hoy la Liga MX, que tiene marca positiva en el campo del Veracruz; el otro es el Cruz Azul.

Y es que Jaguares –contando las dos distintas franquicias que han tenido sede chiapaneca- ha jugado en el Luis “Pirata” Fuente en nueve ocasiones y reporta un saldo de cinco triunfos, un empate y sólo tres derrotas.

Para el anecdotario habrá que recordar que uno de esos triunfos chiapanecos se registró en la mesa, ya que Veracruz, por decisión de su entonces presidente, Rafael Herrerías, no se presentó a jugar ese duelo, correspondiente a la última fecha del Apertura 2004, y perdió por default.

Aquel Veracruz ya había clasificado a la Liguilla y era líder general, por lo que pretendía dar descanso a sus futbolistas de cara a la Liguilla.A aquel ocurrente empresario no se le ocurrió otra forma, al no poder cambiar por reglamento el horario y día de su partido, que no jugarlo.