abc Radio


Víctor Guzmán podría enfrentar suspensión de dos años

  • Tania Aviles
  • Martes 14 de enero de 2020
  • en Deportes

POR RAFAEL HUESCA | Esto

Un nuevo caso de dopaje impacta al futbol mexicano. Ahora se trata de Víctor Guzmán, quien dio positivo de una sustancia que oficialmente aún no ha sido dada a conocer por la Federación Mexicana de Futbol, pero cuyo doping fue confirmado por los laboratorios estadounidenses que maneja el máximo organismo balompédico en nuestro país, hecho que le daría un castigo de seis meses hasta dos años.

 

El incidente desatará el llamado efecto dominó. Sí, todo un escándalo. Primero, dejará de ser jugador de Chivas y regresará a Tuzos, su club de procedencia; enseguida, quedará sujeto a juicio y muy posiblemente sufra una suspensión que lo marginaría durante todo el Clausura 2020; además, Guadalajara y Pachuca podrían negociar, bajo anuencia de la Femexfut, el traspaso de otro jugador que compense los 13 millones de dólares del valor del Pocho o que se disuelva el convenio y se regrese el dinero integro.

Y lo anterior debido a que el jugador tomó un medicamento prohibido para aliviarse de un catarro, sin consultar a los médicos del club hidalguense, de acuerdo con la versión de fuentes cercanas de ambos clubes, consultadas por ESTO.

El doping corresponde al mes de noviembre del año pasado y los abogados de ambos clubes y de la propia FMF sólo están a la espera de la segunda prueba para dar los siguientes pasos en torno al protocolo que corresponde a un caso de esta naturaleza.

Lo único claro en este asunto es que la transacción más costosa del reciente mercado de transferencias en el futbol mexicano quedará sin efecto. El Pocho no sudará la prenda del Rebaño Sagrado, tendrá que regresar a Pachuca, donde tampoco podrá jugar, porque le espera una fuerte sanción.