abc Radio


Así fue la última tienta del maestro Zotoluco

  • Miércoles 1 de febrero de 2017
  • en Deportes

La ganadería de San Constantino, propiedad del ganadero Juan Pablo Corona y que se ubica en Jalisco, fue la última dehesa que pisó el maestro Eulalio López “Zotoluco” con el título de matador.

Marcela, esposa del criador de toros y sus hijos, fueron los afortunados anfitriones del último tentadero realizado por la figura, mismo que tendrá registró en los anales de la historia entorno a la Tauromaquia.

Labor campera de sello especial cubierta por la nostalgia; fue con traje de corto, a la usanza andaluza, la última aparición de “Zotoluco” en una divisa ganadera de Corona. Días antes había vestido por última ocasión a la usanza charra en el hierro de Fernando de la Mora.

Foto: Especial

Foto: Especial

Eulalio, incansable en los ruedos, fue también andante perenne de la brega pisando sin lugar a dudas, todas las ganaderías del mapa taurino mexicano. En sus años de figura se le considero el tentador oficial en las dehesas más importantes y representativas del país. Escrupuloso en las tientas, consejero de ganaderos; el también llamado Chintololo supo conocer a la perfección cada encaste y línea ganadera, sabedor a más del momento en que se encuentran los hierros más destacados.

En sus 34 años de torero y a punto de cortarse la coleta el próximo sábado en la monumental Plaza de toros México, “Zotoluco” tentó por última vez como siempre lo supo hacer, con la entrega como cuando está en un gran escenario taurino, repleto de pasión y destilando profesionalismo. Dando toda importancia a la vaca, como lo hace con el toro.

Foto: Especial

Foto: Especial

A vista del ganadero Juan Pablo Corona, Eulalio enfrentó una becerra y dos novillos, los cuales tuvieron mucha calidad y con los que el maestro pudo expresar toda su tauromaquia y dejar latente el momento que atraviesa en la recta final de su carrera.

Se le vio disfrutar mucho en sus trazos finales, relajado y con esa solera que ha adquirido con el paso de los años, recreándose a más ante el último novillo que tuvo mucha calidad y un gran fondo. Y este lo brindó al ganadero Corona.

Al término del tentadero el ganadero ofreció un banquete, donde el maestro platicó sus experiencias y momentos que vivió a lo largo de su carrera; no dejó de mostrar su satisfacción  por todo lo que ha conseguido como torero y de lo mucho que ha disfrutado cada una de las tardes de su exitosa campaña de despedida.