abc Radio


Babuinos “custodian” secretos del lenguaje

Los gruñidos y gritos de apareamiento de los babuinos pueden
contener secretos sobre el lenguaje humano, de acuerdo con un
estudio según el cual el origen de éste podría remontarse a 25
millones de años.

Los ladridos y gritos del babuino de Guinea revelan sonidos de
vocales similares a los humanos, según el estudio publicado el
miércoles en la revista Plos One por científicos de seis
universidades francesas y de Alabama.

Los autores, encabezados por el doctor Louis-Jean Boe de la
Universidad Grenoble Alpes, estudiaron la acústica de mil 335
sonidos de babuino y la anatomía de la lengua de los animales.

Pusieron en duda la teoría de que el lenguaje se desarrolló a
partir de la aparición de humanoides con laringe baja. Sus
investigaciones indican que el sistema vocal humano se desarrolló
a partir de destrezas ya existentes en antepasados como el babuino
de Guinea.

También hallaron en la lengua del babuino músculos similares a
los de la lengua humana, y que son cruciales para producir los
sonidos de las vocales.

"El lenguaje es una diferencia clave entre los seres humanos y
el resto del mundo natural, pero el origen de nuestra capacidad de
hablar sigue siendo uno de los grandes misterios de la ciencia",
dice el informe.

"La evidencia en este estudio no confirma la hipótesis de la
aparición reciente, repentina y simultánea del lenguaje y el
habla en el Homo sapiens moderno", dice el estudio. "Sugiere que
las lenguas habladas evolucionaron a partir de destrezas de
articulación antiguas ya presentes en nuestro último antepasado
común… hace 25 millones de años".

Según los autores, estos hallazgos "revelan un paralelismo vago
entre las vocales humanas" y las vocalizaciones de los babuinos al
expresar alarma o llamar a la copulación.

Un estudio similar con monos publicado el año pasado identifica
cinco vocales, lo que sugiere un vínculo con los orígenes del
lenguaje humano.

El profesor Scott Moisik, del Instituto Max Planck Institute de
Psicolingüística de Holanda, quien no participó del estudio,
dijo que las conclusiones son congruentes con otras investigaciones
y con su experiencia al escuchar a los primates en los zoológicos
y a videos de animales.