abc Radio


Buscan sangre joven áreas rurales de Japón

Las cada vez más despobladas y envejecidas áreas rurales de
Japón se lanzan a la caza de jóvenes; en un esfuerzo por mantener
su vitalidad, ofrecen hasta 30 mil euros por cada familia que se
mude lejos de la ciudad.

La supervivencia de estas zonas está en grave peligro debido al
acelerado ritmo de emigración -sobre todo de personas jóvenes- a
las grandes ciudades del país, en las que vive ya el 93 por ciento
de la población.

Para impedir su desaparición, la pequeña localidad de
Yusuhara, situada en la Prefectura de Kochi y a casi dos horas del
aeropuerto más cercano, ofrece altas subvenciones para construir
casas en el pueblo, así como alquileres a un precio casi
simbólico.

"Tenemos un reto. Todos nuestros esfuerzos se centran ahora en
hacer que la gente (joven) se mude aquí permanentemente. De otra
manera, no seremos capaces de mantenernos a nosotros mismos",
explica Mayumi Matsuyama, jefa de la sección de Planificación y
Finanzas del Ayuntamiento de Yusuhara.

Rodeada de montañas, ríos y árboles -que ocupan el 90 por
ciento de su superficie-, Yusuhara parece, a simple vista, una
localidad más del tranquilo y vacío Japón rural.

Sin embargo, las medidas puestas en marcha por su Ayuntamiento
están revirtiendo la tendencia de despoblación de las áreas
rurales del país nipón, y está dejando como resultado una
localidad revitalizada tras la llegada de jóvenes familias.

En dos años y medio, 92 personas han decidido establecerse en
este pueblo. El objetivo es lograr que para 2020 haya una
población de cuatro mil habitantes -frente a los 3.690 en la
actualidad-.