abc Radio


Robots, las nuevas nanas de los niños en China

  • Sábado 29 de abril de 2017
  • en Ciencia


Pekín.- Ya estamos muy acostumbrados
a ver robots en las cadenas de montaje de las fábricas, pero en
China
, líder mundial en
la producción robótica, ya se les puede ver cuidando de ancianos
en residencias, o jugando con niños en la guardería.

Un ejemplo de los nuevos roles de estos humanoides se puede
encontrar en una de las mayores guarderías del país, llamada
"
Jardín Dorado"
y situada a medio camino entre
Pekín y Tianjin, donde tres robots blancos y de silueta curva,
para que parezcan inofensivos a los niños, son los protagonistas
de la clase.

Los niños, de cuatro y cinco años, se acercan a Keeko, que es
como se llama el robot-cuidador, le cuentan distintas cosas cada
uno, y él las ordena y une en un cuento al que pone música.

En la guardería, donde los niños también aprenden kung-fu o
caligrafía, la idea es "combinar lo tradicional con lo moderno",
explica a Efe una de las profesoras, Gao Haiyan, y en medio de esa
tarea Keeko "ayuda a mejorar la expresión oral, la lógica y la
capacidad espacial de los niños".

robts2

Keeko, cuyo diseño recuerda al Wall-E de la película homónima
de Pixar, también baila con los niños, hace cuentas matemáticas
y está dotado de inteligencia artificial, por lo que él también
aprende con el tiempo.
"Si todos le dijeran
cosas negativas las tomaría como correctas, lo que no estaría
bien para los niños, así que intervenimos mucho para que las
clases sean positivas", cuenta a Efe Chen Xiaodong, responsable de
la firma Xiamen Zhitong, fabricante de los robots Keeko.

El
papel de Keeko en los primeros años de vida de los niños chinos
contrasta con el que a 1.200 kilómetros de allí, en la ciudad
oriental de Hangzhou, desempeña A-Tai, otro robot en este caso
encargado de ayudar a los cuidadores de un asilo y entretener a los
más de 1.300 ancianos que viven allí.

A-Tai, un poco más alto que Keeko y dotado con dos simpáticas
antenas azules, es capaz de cantar ópera tradicional
china
, la música favorita de muchos
ancianos, y de llamar por teléfono a los parientes de los
residentes.

robotss

Da también conversación a los ancianos -aunque a veces no les
entiende, porque algunos no hablan mandarín estándar- y su labor
más importante es la de recordar a los ancianos y enfermeros qué
pastillas toma y cuándo lo hace cada interno, algo de gran ayuda
en un centro de mayores de enorme tamaño como este de
Hangzhou.

El creador de los A-Tai, Shen Jianchun, opina que un día sus
"obras" reemplazarán a los cuidadores, aunque en la guardería de
Pekín hay mas dudas sobre si Keeko, o una versión avanzada de
éste que ya se está preparando, será algún día el único
profesor de los niños.

"El robot es muy avanzado, pero un maestro tiene emociones, que
es indispensable enseñar a los niños", opina la profesora
Gao.

De manera similar se expresa el inventor de Keeko, Guo
Changchen, quien dedicó tres años al desarrollo del robot de
guardería y reconoce que son los humanos los que han de guiar a
los niños, aunque "al explicarles lo que es la primavera, el robot
puede ofrecer más materiales que un maestro".

robots-china1

China
entró tarde al
mundo de la robótica, pero en pocos años se puso al día y se ha
convertido en líder mundial en producción de estos seres
futuristas, algo promocionado por la campaña estatal "Made in
China
2025", que quiere
convertir al gigante asiático en líder mundial de la alta
tecnología en todos sus aspectos.

En 2016
China
instaló,
principalmente en fábricas, 90.000 nuevos robots, un tercio del
total mundial y un 30 % más que en el año anterior, aunque aún
hay mucho potencial si se tiene en cuenta que sólo hay en el país
49 robots por cada 10.000 trabajadores, 10 veces menos que Corea
del Sur, el país más "robotizado".

También comienzan a desarrollarse, y a aparecer tímidamente en
las calles chinas, robots policía capaces de regular el tráfico:
la ciencia ficción está cada vez más cerca en
China
, de la mano de la robótica y la
inteligencia artificial.

/eds