abc Radio


Con Dragones Festejan en China

JOHANNES EISELE

Inmensos dragones de varios centenares de metros serpentean por
carreteras y aldeas de China con motivo de un festejo secular de
vivos colores para venerar a esta criatura mítica, símbolo de la
fortuna y de las buenas cosechas.

La fiesta, que deja unas imágenes impactantes, forma parte de
un conjunto de celebraciones de la provincia de Fujian (este). Se
trata de una tradición que los hakkas, chinos con una identidad
cultural distinta a la del resto del país, organizan cada año por
la fiesta de las linternas, en el 15º día del Año Nuevo
lunar.

El dragón está destinado a alejar la mala suerte y atraer la
lluvia anhelada por los agricultores del distrito de Liancheng, una
zona rural de Fujian.

En el pueblo de Gutian, los habitantes inauguran los dos días
de procesiones cortando la cabeza de un cerdo en el recinto de un
templo. La sangre escarlata del animal, recogida en un barreño, se
vierte después en la cabeza del dragón, de esqueleto de madera y
piel de papel.

Decenas de hombres portan a continuación la imponente criatura
por granjas y aldeas. La cola del animal, separada del resto del
cuerpo, va por su lado pues, según los habitantes, unirla al
cuerpo traería demasiadas precipitaciones.

Por la noche, el dragón desfila delante de un edificio
gubernamental al son ensordecedor de los petardos. Después, es
desmontado provisionalmente.

Al día siguiente, se vuelve a montar. Primero se levanta su
cabeza y, después, se van ensamblando el resto de partes, hasta
que el animal recobra vida. Por último, se prende fuego al animal
dentro del templo, allí donde comenzó su vida, lo que simboliza
un sacrificio en aras de un año de abundancia.

Unos días antes, la antigua y protegida aldea hakka de Peitian
había organizado su propio desfile de 11 dragones iluminados. Una
tradición que data de la dinastía Ming, que dirigió China de
1368 a 1644.