abc Radio


Crean posible vacuna contra picadura de alacrán

||Por Mónica González||

Por sus contribuciones al estudio de la estructura y función de
componentes del veneno de alacranes y sus aplicaciones
tecnológicas patentadas, el Dr. Lourival Possani Postay, del
Instituto de Biotecnología (IBt) de la UNAM, recibió hace unos
días por segunda ocasión el Premio Nacional de Ciencias 2016.

El especialista en toxinas aseguró que en Morelos en algunos
años ya se podrá contar con una vacuna para inhibir la
neurotoxina del alacrán, pero también para atender otras
enfermedades, como la diabetes tipo 1 y la artritis reumatoide.

En conferencia de prensa, acompañado por la titular de la
Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología (SICyT), Brenda
Valderrama, así como por el presidente de la Academia de Ciencias
de Morelos (AMC), David Romero, y del secretario de Vinculación
del IBt, Enrique Galindo, el toxicólogo explicó que con sus 42
años de trabajo en la Universidad Nacional Autónoma de México
(UNAM), aun cuando nació en Brasil, hoy ya es mexicano, tiempo en
el que se percató de que había un problema de salud pública que
era el piquete del escorpión, ya que por lo menos 300 mil personas
son picadas por este arácnido anualmente.

Entre los años 75 y 85 del siglo XX, prosiguió, las
estadísticas nacionales indicaban que había defunciones porque
los médicos tenían poco conocimiento para usar el antídoto que
entonces se usaba en caballos.

El investigador explicó que no se conocía nada del componente
del veneno ni a nivel molecular ni de sus componentes, de tal
suerte que lo primero que se hizo fue conseguir muestras y hacer la
búsqueda química para identificar los elementos presentes.

Esta tarea se hizo con los animales peligrosos y ahora se hace
con los no peligrosos, es decir, que en México hay 283 especies
diferentes de alacranes y en el mundo hay cerca de dos mil 100; de
éstos, los dañinos son una cantidad mínima, pero el problema es
que habitan con el humano.

Lee también | 

Anualmente, se reportan 300 mil casos por picadura de alacrán en México
Lo que nosotros hemos hecho en los últimos 20
años es identificar las potencialidades del veneno y determinar su
estructura; con ello se nos ocurrió hacer una vacuna sintetizando
las toxinas con la idea de usar un fragmento que puede funcionar
como un inmunológico", detalló.

Con todo lo anterior,
expuso, hoy en día la investigación va enfocada a mejorar los
antisueros que ya se tienen vigentes, además de que sólo falta
que las compañías farmacéuticas realicen su trabajo para la
expedición en unos años de esta vacuna, una vez que ya se tiene
la patente correspondiente.

Otro de los aspectos es que el conocimiento de los componentes
ha permitido descubrir también una serie de funciones similares a
las de los antibióticos, o sea, que es capaz de inhibir otras
infecciones y atender problemas de salud como diabetes tipo 1,
artritis reumatoide y otras enfermedades.

En la sede del Instituto de Biotecnología de la UNAM, se
reconoció la trayectoria del investigador emérito quien dijo que
es la segunda ocasión que gana el galardón, ya que la primera vez
lo hizo hace 20 años en el área de Ciencias Naturales y en esta
ocasión en la categoría de Desarrollo Tecnológico.


¿Quién es el Dr.
Lourival?


El Dr. Lourival cuenta con más de 300 publicaciones, es uno de
los líderes del IBt ya que es el científico que más patentes
tiene, con 46 en su haber concedidas y otras más solicitadas.

La capacidad de trabajo del investigador es impresionante; ha
hecho investigaciones en el estado relacionadas con el veneno del
alacrán tanto para curar los efectos de la picadura con
antitóxicos de última generación, como también con la
explotación de la gran riqueza de la toxina del animal para
producir nuevos medicamentos, puesto que contiene sustancias para
salvar vidas, así como curar, y no sólo defenderse de los
alacranes.

El instituto es de las dependencias de la UNAM que más patentes
genera y Possani Postay es líder en ellas, las cuales han sido
transferidas a empresas nacionales e internacionales, por lo que es
el mejor ejemplo de que para hacer tecnología de calidad y
vanguardia, es necesario hacer una ciencia de primera línea a
nivel internacional.

Lee también | 

Aumentan 29% casos de picadura de alacrán

El Dr. Lourival Possani Postay, investigador emérito del IBt,
nacionalizado mexicano, nació en Brasil el nueve de julio de 1939;
cursó una licenciatura en Ciencias Naturales (Historia Natural) en
la Universidad Federal del Río Grande del Sur en Porto Alegre y
obtuvo un doctorado en Biofísica Molecular por la Universidad de
París, Francia, en 1970. Recibió entrenamiento posdoctoral en la
Universidad Rockefeller, Nueva York, por dos años (1971-72).
Cuenta con estancias sabáticas en el Max Planck Institute de
Dortmund, Alemania, (1981-82) y en el Baylor College of Medicine en
Houston, EUA, (1985-86), así como con un doctorado “Honoris
Causa” por la Universidad de Debrecen, Hungría, (2005).

El número más abundante de patentes se refiere al hallazgo de
dos péptidos con propiedades inmuno-moduladoras, con posibles
aplicaciones para el control de enfermedades inmunológicas. Una
empresa mexicana actualmente conduce experimentos clínicos con
tales moléculas. Por otra parte, el descubrimiento de péptidos
con actividad antibiótica lo llevó al desarrollo de un posible
modelo de antibiótico novedoso, cuyos derechos autorales fueron
cedidos por la UNAM a una empresa farmacéutica mexicana.

Recientemente, depositó una patente que protege conjugados
específicos de anticuerpos monoclonales murinos con la
hemaglutinina del virus H5N2 de la gripe aviar, tecnología que la
UNAM actualmente negocia con compañías para la colocación de
esta nueva vacuna en el mercado.

Toda esta trayectoria de producción innovadora fue posible
desarrollarla en los treinta años anteriores dedicados al estudio
de investigación básica, realizada con los venenos de los
escorpiones. El laboratorio del Dr. Possani Postay es hoy un
referente internacional en todo lo relacionado con estas sustancias
y sus posibles aplicaciones. Mantiene colaboración y recibe
personas para entrenamiento de por lo menos 16 países.

Lee también | 

El Dr. Lourival es un ejemplo de que la investigación básica
es necesaria para poder generar conocimientos aplicados e
innovadores. Además, obtuvo el Premio Nacional de Ciencias y Artes
en el área de Ciencias Físico-Matemáticas y Naturales (1996) y a
partir de entonces ha registrado 77 patentes de invención.
Además, ha transferido conocimientos a cuatro compañías
farmacéuticas nacionales y dos internacionales y la UNAM ha
recibido los beneficios de la cesión de derechos de tales
patentes.

/amg