abc Radio


¡Dejan “huérfano” al almirante Achirica!

Por RAQUEL MAY OLÁN

Las estatuas de bronce han ingresado en las estadísticas delictivas de la ciudad de Villahermosa, luego de que ayer se reportó el robo de la figura de doña Clemencia Aguilar, madre de Antonio Vielma Mendoza, conocido en la historia tabasqueña como el “Almirante Achirica”.

Al respecto, el ayuntamiento de Centro señaló que compete al Gobierno del Estado la vigilancia de estos monumentos históricos, a través de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), mientras la propia Secretaría de Gobierno (Segob) dijo desconocer los hechos.

“A lo mejor la van a remodelar, quién sabe. No recuerdo, debe ser Gobierno del Estado, porque Seguridad Pública no depende de nosotros, no tengo quien me cuide mis parques, voy a cuidar parques yo”, expuso Nicolás Mollinedo Bastar, director de servicios municipales de Centro.

Mientras que el titular de la Secretaría de Gobierno (Segob), Gustavo Rosario Torres, delineó “Yo sí lo conocí en persona, decía que era el comandante de la fuerza naval inglesa de todos los mares, perfectamente. No quisiera yo opinar de eso, exactamente no sé y sobre lo que no sé exactamente no opino”.

La estatua del “Almirante Achirica” y su madre yacían en el parque conocido como “Achirica” a un costado de la biblioteca ‘José Martí’, entre las calles Miguel Hidalgo y Artega, sin embargo, ayer amaneció sin su madre doña Clemencia Aguilar, mientras el personaje principal se encontró tirado en el piso.

Se presume que los hechos sucedieron por la madrugada, aunque vecinos del lugar expusieron que el brazo del almirante estaba serruchado desde hace varios meses, y aunque fue reportado a las autoridades municipales, no se atendió el llamado.

“Desde hace meses el brazo estaba desprendido, yo lo denuncie, yo dije ‘se la van a robar’ y cantado está, se la robaron, realmente no tiene nombre, es el colmo en la ciudad, el brazo llevaba serruchado cuando menos medio año”, apuntó el ciudadano Ernesto Chacón Robles.

En este sentido, lamentó que las autoridades estén rebasadas, “Autoridades rebasadas total y absolutamente, y por supuesto que en parte cómplices, porque si no fueran cómplices no llegaría hasta estos niveles”, dijo.

Aunque se cree que el golpe se llevó a cabo por la madrugada, hasta ayer al mediodía ninguna autoridad del municipio o del Estado se habían acercado al lugar de los hechos, a lo que el ciudadano calificó como “una muestra de valemadrismo”, pues además, indicó que desde hace varios meses hay dos camionetas abandonadas en el sitio que sirven como refugio de delincuentes.

“Una muestra más de la negligencia y, perdón la palabra, del valemadrismo, no sé adónde van a parar o qué esperan para que venga ya la gendarmería porque los niveles de inseguridad son intolerables”, expresó.

Este singular personaje forma parte de la antigua Villahermosa, siendo su verdadero nombre Humberto Achirica Aguilar, conocido por vestir siempre con uniforme de gala en color blanco con galones negros en las mangas, acompañado de su gorra con entorchados en la visera y pecho cubierto por varias medallas e insignias.

Relatos de villahermosinos señalan que Achirica gustaba de salir a pasear por la Plaza de Armas en compañía de su madre, la señora Clemencia Aguilar, recorridos que se volvieron todo un icono y tradición, pues en su caminar saludaban con todo respeto y gallardía, y quienes lo veían por primera vez creían que realmente era un verdadero almirante.