abc Radio


Descubren la primera sonata de Vivaldi en una biblioteca

El violinista y musicólogo español afincado en Holanda Javier
Lupiáñez ha descubierto la primera obra conocida de
Antonio Vivaldi en una biblioteca de la ciudad alemana de Dresde,
hallazgo que arroja luz sobre los años del genio italiano como
estudiante antes de que se hiciera mundialmente conocido.

Todo comenzó en 2014, cuando Lupiáñez preparaba un programa
para su grupo basado en piezas sin autor conocido: “Me puse a
leer obras del archivo de Dresde, que está digitalizado. Pudimos
leer como 72 sonatas anónimas”, explicó el musicólogo.

En una clase con su profesor, ambos discutieron la posibilidad
de que una de las obras fuera de Antonio Vivaldi.

El musicólogo español decidió en ese momento cambiar la tesis
de su máster, que preparaba en el Conservatorio de La Haya, en
Holanda. Se puso como objetivo investigar si esa sonata y otra del
mismo archivo habían sido escritas por el compositor italiano.

“Teníamos que comprobar la fuente en sí. La partitura tiene
una marca de agua que, si se pone a trasluz, se ve quién es el
fabricante y de dónde viene el papel”, indica Lupiáñez.

La obra RV 820 venía de la ciudad alemana de Ansbach, donde
vivió uno de los profesores de Vivaldi, Giuseppe Torelli.

Vivaldi compuso esta obra aproximadamente en el año 1700 -por
lo que se trata de su primera pieza conocida-, una época en la que
aún era estudiante y tenía unos 23 años.

La transcripción de la partitura que se conserva en Dresde fue
hecha por un chico del coro de Ansbach, Johann Georg Pisendel,
quien casualmente se convirtió en alumno del
propio Vivaldi años después.

Según Lupiáñez, en esa época los compositores Giuseppe
Torelli y Arcangelo Corelli ejercían una fuerte influencia en las
obras de Vivaldi, “sobre todo en la organización de las ideas y
en la línea melódica”.

No obstante, el genio italiano ya dejaba entrever “destellos,
cosas sutiles” de lo que terminaría siendo su estilo, a pesar de
que la tendencia de la época marcaba que los instrumentos debían
imitar la voz de los cantantes.

“Sin embargo, Vivaldi se mueve hacia un tipo de música más
instrumental”, explica Lupiáñez.

La técnica escrita para los instrumentos sugiere otros indicios
de astucia. “Uno de los solos de violín tiene una articulación
especial y unas ligaduras muy difíciles, algo que Corelli no
habría hecho nunca”, apunta Lupiáñez, quien añade que
“años después Vivaldi será famoso por una articulación muy
rica”.

La otra pieza descubierta por el musicólogo español, la RV
205/2, fue compuesta alrededor de 1717 y no tiene nada que ver con
la RV 820.

“Muchos teóricos defienden que a principios de siglo XVIII
hubo un cambio de estilo radical y esta sonata es un ejemplo. Se
ven características del siglo XVII, pero al mismo tiempo hay cosas
nuevas”, indica Lupiáñez, que cita como ejemplo la originalidad
del bajo continuo, la articulación y la ornamentación de la
sonata.

Lupiáñez envió su tesis a Michael Talbot, profesor del
Conservatorio de Birmingham (Reino Unido) y uno de los mayores
expertos en música de Vivaldi.

“Él a su vez se la envió al Instituto Vivaldi de Venecia y
al RISM (Repertorio Internacional de Fuentes Musicales, por sus
siglas en francés)”, institución que documenta y cataloga
partituras de todo el mundo.

El RISM autentificó meses más tarde a Lupiáñez como
descubridor de la RV 205/2 y codescubridor de la RV 820 junto a
Federico Maria Sardelli, un musicólogo italiano que aseguró que
él también había hallado la misma pieza.

“Este tipo de cosas ocurre muy a menudo”, indica Jennifer
Ward, musicóloga del RISM, que señala la digitalización del
archivo musical de la biblioteca de Dresde como un factor
facilitador de estos descubrimientos.

“Es de acceso libre, por lo que cualquiera puede verla en
línea”, explica Ward. “Estábamos muy emocionados porque tanto
un investigador que estaba en Holanda como otro de Italia llegaron
a la misma conclusión. Fue una coincidencia que pasara al mismo
tiempo”, asegura.

Javier Lupiáñez dará el 29 de septiembre un recital en La
Haya con su grupo, Scaramuccia, en un concierto que cuenta con el
apoyo de la Embajada de España en Holanda.