abc Radio


Fallece el quetzal más viejo del ZooMAT

El pasado jueves murió por causas naturales el quetzal más viejo del Zoológico Miguel Álvarez del Toro (ZooMAT), de unos 25 años de edad. Su ciclo de vida llegó a su final a pesar de los extremos cuidados que se le proporcionaban desde 2003, cuando fue trasladado a un espacio más adecuado para su condición física, informó el director Carlos Alberto Guichard Romero.

Se trataba de un macho que llegó al zoológico muy joven, mismo que fue un ejemplar imprescindible para el programa de reproducción de la especie en cautiverio, del cual es pionero el ZooMAT, reconocido a nivel nacional e internacional. Esto permitió a los expertos tener más experiencia en el manejo del quetzal y su reproducción; asimismo, se generó un vasto banco de información que fortaleció los trabajos de investigación y conservación del ave.

El funcionario de la Secretaría del Medio Ambiente e Historia Natural, expuso que debido a la maravillosa capacidad de los seres vivos de generar vida, dejó siete hijos en el transcurso de su vida y dos parejas en proceso reproductivo, la atención se efectuó a cargo del equipo de biólogos, veterinarios y mantenedores.

Guichard Romero refirió que “para quienes trabajamos en los zoológicos, los animales a nuestro cuidado se convierten en parte importante de nuestra vida, aunque nos duela el ciclo de la vida así es, nacemos, vivimos, nos reproducimos y hay un momento en que nos tenemos que ir, pero ustedes hicieron que ese quetzal viviera mucho más de lo esperado”.

Señaló que a partir del 20 de julio se estableció, con el deceso del ave, el récord de vida más largo de un quetzal en cautiverio, pero más allá de esto, fue el primer padre bajo cuidado humano de esta especie en el ZooMAT, no hay datos de cuanto vive un quetzal en vida libre, se calcula que entre 15 y 18 años, pero bajo el cuidado de la Curaduría de Aves este ejemplar rebasó por mucho esa cifra.

Desde hace varios años vivía en un espacio diseñado para él mismo, fuera del circuito de exhibición, con su compañera que convivió con el más de 15 años, por problemas causados por la edad avanzada fue perdiendo movilidad, vista y reflejos.

Finalmente, comentó que el personal a su cuidado, en los últimos meses, le proporcionaba el alimento en el pico y cuidaban celosamente la salud del ovíparo.

/afa