abc Radio


Tú no eres el único: los perros y gatos también engordan en invierno

  • Viernes 8 de diciembre de 2017
  • en Ecología

La mayoría de las personas conocen el problema por experiencia propia: en invierno, cuando hace frío, todo sabe algo mejor y nos apetece comer más.

La factura llega con la primavera, cuando nos damos cuenta de que nos fatigamos más fácilmente al caminar y vemos que la ropa nos queda justa.

También perros y gatos tienen problemas similares, por eso los expertos recomiendan ponerles también a ellos un programa de fitness con la llegada de la primavera.

"Una ligera subida de peso durante los meses de invierno es normal en perros y gatos", dice Rolf Spangenberg, veterinario. "La capacidad del cuerpo para almacenar grasa en invierno puede ser en la naturaleza incluso necesaria para la supervivencia", explica.

Una subida de peso en la estación invernal no es por ello motivo de preocupación, pero los dueños deben cuidar de que sus animales se desprendan pronto de la grasa acumulada en los meses fríos.

Porque, como en el caso de las personas, el sobrepeso puede generar problemas de salud.


 

Los animales gordos se ponen enfermos con más frecuencia y su esperanza de vida puede reducirse significativamente en comparación con la de congéneres que están en su peso.

Los dueños que dan demasiado de comer a sus mascotas no están haciendo por ello nada bueno. Es recomendable respetar siempre las dosis de pienso y comida húmeda que recomienda el fabricante de la comida del animal.

Quien quiera darles algún snack además de la comida normal, deberá reducir la cantidad que da al animal de esta.

Con el inicio de la temporada cálida surgen opciones para bajar de peso haciendo ejercicio al aire libre.

Con perros es más fácil que con gatos, ya que con ellos podemos salir de paseo, correr y jugar en los parques. El perro deberá dar al menos un paseo largo al día y dos cortos.


 

Ningún animal es gordo por naturaleza; si lo es, es porque se le da demasiada comida. "Los premios a lo largo del día pueden convertirse en un problema", señala Bernhard Meyer, de la Federación Canina de Alemania.

Además, está prohibido darles chocolate o salchichas para personas, porque sus organismos funcionan de manera distinta a los nuestros y no les sentarán bien.

La necesidad de comida que tiene un animal casero depende de la raza y de su tamaño, pero también de lo activo que sea. Y esto vale tanto para perros como para gatos.

Un animal que apenas se mueve en casa necesita muchas menos calorías que otro que no para.