abc Radio


El hombre más obeso del mundo inicia largo camino para recuperar la salud

  • Miércoles 21 de diciembre de 2016
  • en Doble Vía

El mexicano Juan Pedro Franco, considerado el hombre más obeso
del mundo con 590 kilogramos de peso, comenzará un tratamiento
para perder el 10% de su masa corporal y después someterse a dos
intervenciones quirúrgicas para recuperar la salud.

"Hemos logrado controlar su diabetes tipo II, su hipertensión
ha mejorado, he observado una mejora en su EPOC (Enfermedad
pulmonar obstructiva crónica) y su linfedema ha empezado a
ablandarse, estadio previo a que vaya deshinchándose, algo
positivo", dijo el cirujano José Castañeda en rueda de
prensa.

Hace unas semanas el paciente fue trasladado desde su domicilio
en Aguascalientes, centro del país, al Hospital de Gastric Bypass
de Guadalajara donde Castañeda le inició una terapia de choque
para estabilizarlo y así poder comenzar el tratamiento previo
antes de las cirugías.

Una diabetes descontrolada con picos de glucosa insoportables,
hipertensión y la enfermedad pulmonar agravada por su obesidad
eran algunas de las principales patologías a controlar.

Sufrió un severo hipotiroidismo nunca tratado y un linfedema
ocasionado por la obstrucción de sus vías biliares a causa de su
descomunal exceso de peso, recordó.

Juan Pedro no puede ser intervenido, antes debe bajar unos 60
kilos para que su corazón disponga de cierta ventaja; al perder el
10 % de su peso, el riesgo de la cirugía disminuirá.

Joven que pesa cerca de media tonelada sueña con volver a caminar

Para lograrlo, el mexicano está siendo sometido a un régimen
alimenticio balanceado basado en la dieta mediterránea, que
incluye pescado, verduras, proteínas y frutas seleccionadas, y
tiene prohibido todo tipo de frituras e hidratos de carbono no
controlados.

Esa dieta, que se le dará en cinco ingestiones diarias con la
cantidad adecuada para cada toma, lo mantendrá satisfecho y le
provocará un ritmo de glucosa en sangre como el que se desea que
tenga y pierda peso poco a poco.

El estómago de Juan Pedro tiene una capacidad de más de 52
litros, lo que provoca un hambre descomunal, pero con la nueva
dieta ha comenzado a experimentar progresos.
Los primeros días sentí sensación de hambre, ahora mismo
la verdad es que solo psicológicamente, pues me dan de comer unas
cinco veces al día, y luego tomo líquido que me mantiene bien. El
doctor me dice que estoy en el buen camino y deseo que me operen
cuanto antes", comentó.

Castañeda le practicará una
derivación biliopancreática tipo By-pass en dos tiempos; en junio
del 2017, si ha bajado los kilogramos necesarios, le reducirán el
estómago hasta el equivalente de un vaso de agua, y meses más
tarde le harán un bypass en sus intestinos para que su digestión
sea mucho más rápida.

Con sus 590 kilos, el hombre más obeso del mundo no puede
caminar, pero -según su médico- tras la primera operación
perderá casi la mitad de su peso y dará sus primeros pasos.

"Sueño con ese día en que pueda acercarme por mi propio pie
hasta mi madre y darle un gran beso para agradecerle lo que a
diario está haciendo por mí. Me gustaría pisar mi pueblo y
moverme en libertad y ser alguien con una vida normal y llena de
esperanzas", dijo Juan Pedro.