abc Radio


En Alaska, aguantar 45 grados bajo cero es deporte extremo

La temperatura en la segunda ciudad más grande de Alaska no bajó de 34 grados bajo cero el invierno pasado, pero la madre naturaleza lo está compensando este año.

El mercurio en el aeropuerto internacional de Fairbanks cayó el miércoles a -45 grados Celsius (-50 grados Fahrenheit).

En Fairbanks se registran una media de entre 11 y 12 días al año con temperaturas de -40 grados o menos, indicó el meteorólogo Christopher Cox, del Servicio Meteorológico Nacional.

El experto atribuyó la reciente ola de frío a la llegada de una masa de baja presión desde Siberia.

Esta semana, las nubes protegieron a la ciudad al reflejar de vuelta a la superficie parte del calor de la jornada.

Estaba previsto que las nubes volvieran el jueves y la temperatura subiera entre 10 y 20 grados, indicó Cox.

La temperatura oficial más baja registrada en el estado fue precisamente de -50 grados Fahrenheit, documentada al oeste de Fairbanks, en la localidad de Tanana.