abc Radio


Habitan los Obama una casita de 800 m2

¿Dónde está Barack Obama? En Kalorama, responde la gente en Washington. ¿Y la hija de Donald Trump? ¡En Kalorama también! Pese a la llegada de estas personalidades, este acomodado barrio de la capital estadounidense se las arregla para preservar su tranquilidad.

“Es un barrio escondido y apartado, con residentes que tienen medios económicos, es muy tranquilo y agradable”, describe Joan Ludlow, una exadministradora en el sector de educación que vive en Kalorama desde 1979.

En un mediodía soleado y de temperatura indulgente en pleno invierno, la mujer lee en un jardín público.

Al igual que los habitantes de los alrededores, Ludlow se alegra de la llegada de los Obama al barrio, a pesar de que los agentes del Servicio Secreto bloquearon el acceso a la calle donde se mudó el expresidente y su familia.

“Estacionarse se ha vuelto un gran problema”, se lamenta la mujer.

El expresidente demócrata prevé habitar esta casa de unos 800 m2 durante al menos dos años, el tiempo que le falta a su hija menor Sasha para terminar la secundaria.

Otros exmandatarios como Woodrow Wilson, Franklin D. Roosevelt y Herbert Hoover residieron en Kalorama, situado a solo tres kilómetros de la Casa Blanca.

También una lista de secretarios de estado, jueces de la Corte Suprema, entre otros, habitaron ese barrio.

Agnes O’Hare, esposa del embajador de la Unión Europea, vive en la misma calle que los Obama. “Estoy segura de que ellos no querrán ser espiados por los vecinos, pero puede ser que los vea paseando a sus perros”, dice sonriendo.

Alrededor de su residencia hay otros grandes edificios de jardines impecables, habitados por millonarios, altos diplomáticos, un pequeño mundo acogedor en el cual recibió a la AFP con una invitación de cartón.

“De vez en cuando te cruzas con gente que tenemos la impresión de conocer y nos damos cuenta que es porque los hemos visto en la televisión”, dice O’Hare.

La más reciente personalidad en sucumbir a los encantos de Kalorama es el multimillonario Rex Tillerson, el exjefe de ExxonMobil designado por el presidente Donald Trump como secretario de Estado y quien compró una casa por 5,6 millones de dólares.