abc Radio

Hallan un planeta potencialmente habitable en un nuevo sistema solar

Entre las señales de habitabilidad de un planeta se incluye una distancia respecto a su sol ni muy cercana ni muy lejana de modo que pueda haber agua líquida, factor clave para la vida

Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto un nuevo sistema solar con un planeta que podría ser “habitable”, explicó este jueves un astrofísico español del equipo de investigación.

Tres nuevos planetas fueron hallados en la órbita de GJ 357, una enana roja –estrellas pequeñas y frías– a 31 años luz, una distancia no muy lejana considerando las dimensiones espaciales, indicó Rafael Luque del Instituto de Astrofísica de Canarias (España).

El descubrimiento también fue notificado por la NASA dado que fue su satélite TESS el que lo hizo posible.

El planeta bautizado como GJ 357d, el más lejano respecto al astro, es particularmente intrigante porque los investigadores creen que puede ser habitable mientras que los otros dos se consideran demasiado cálidos.

Entre las señales de habitabilidad de un planeta se incluyen un terreno rocoso, un tamaño similar a la Tierra y una distancia respecto a su sol ni muy cercana ni muy lejana de modo que pueda haber agua líquida, un factor clave para la vida.

Dada la distancia con su estrella, los investigadores estiman que el planeta tiene temperaturas de -53 ºC, explicó Luque.

“Parece un poco frío a primera vista”, reconoció.

Pero “si este planeta tuviese atmósfera podría retener el calor que recibe de su estrella y el agua podría ser líquida”, añadió.

Los investigadores creen que GJ 357d puede tener un tamaño similar o el doble de la Tierra.

No se trata del primer planeta potencialmente habitable descubierto cerca de nuestro sistema solar.

En 2016, el descubrimiento de Próxima b a apenas cuatro años luz causó sensación pero el método de detección genera interrogantes.

Próxima b fue hallado a través del método de la velocidad radial que consiste en detectar la oscilación de una estrella debido a la fuerza gravitacional de un exoplaneta que orbita en torno a ella.

GJ 357d, en cambio, lo fue por el sistema de disminución de luminosidad al pasar entre la estrella y la Tierra.

Luque y su equipo intentarán en los próximos meses observar a GJ 357d en “tránsito” para analizar si reúne condiciones que lo hagan apto para eventualmente albergar vida.