abc Radio


Johanna Nordblad, la sirena del hielo

De niña soñaba con ser domadora de leones. Finalmente, Johanna
Nordblad se convirtió en una sirena única y extraordinaria, capaz
de sumergirse en apnea bajo el hielo y con el agua a un grado
ataviada con un sencillo bañador.

Nunca una mujer había conseguido bucear sin asistencia
respiratoria y vestida únicamente con un bañador 50 metros en
aguas heladas. Nordblad lo hizo.

Esta finlandesa, diseñadora de profesión, estableció el 14 de
marzo de 2015 el récord del mundo en el lago Paijanne, en Asikkala
(Finlandia).

Conectó dos huecos hechos en el hielo de más de 30
centímetros de grosor (la regla para que sean incluidos en el
Guinness World Récord) en 55 segundos, con el agua congelada y
prácticamente sin luz.

"Me gusta la idea de ponerme a prueba constantemente. Si me
hubieran dicho hace diez años que bucearía bajo el hielo, hubiera
dicho '¡Jamás en la vida'!", explica a la AFP esta mujer de 41
años.

"Quiero saber dónde están mis límites. Cada vez que me digo
no es posible, una vez lo hago, lo encuentro finalmente más
sencillo", añade. SEIS MINUTOS SIN RESPIRAR

Johanna Nordblad tenía 25 años cuando probó la apnea por
primera vez. Cuatro años más tarde esta nadadora imposible de
catalogar estableció un récord del mundo con aletas (158
metros).

Capaz de aguantar la respiración durante más de seis minutos,
podría haber trazado una carrera brillante únicamente en apnea,
pero un grave accidente en bicicleta en 2010 le abrió otra
vida.

Con un hueso de su pierna hecho migas, únicamente los cuidados
en agua fría calmaban su dolor.

"Poco a poco me habitué y después de algunos meses metí las
dos piernas en el agua fría. Después me sumergí, soy
especialista en apnea, por lo que es normal para mí hacerlo en el
agua, aunque esté fría", explica.

Es consciente de que sus actividades son muy particulares, pero
para ella no es nada extraordinario, a fuerza de entrenamiento y de
conocimiento de su cuerpo.

"La mayor parte de la gente piensa que entraría en pánico si
se sumerge en agua fría, por lo que muchos están fascinados
porque yo parezco completamente relajada", añade.

"Es a la vez magnífico y aterrador, porque te envía tus
propios miedos. Amo bucear, por lo que me hace feliz. No tengo
necesidad de pasar al otro lado del mundo. No es la sombra, es todo
lo contrario", continúa. EL ARTE, SU OTRA PASIÓN

En algunos meses participará en el campeonato de Finlandia de
apena antes de intentar batir su mejor marca en agua fría, en
2018, para luego atacar el récord absoluto del danés Stig Avall
Severinsen, que el 17 de abril buceó 76.2 metros en apnea bajo el
hielo.

Instalada en Helsinki junto a su hijo de 15 años Kasper,
apasionado de los ordenadores, Nordblad divide sus días entre los
entrenamientos, su trabajo de diseñadora de animación -su otra
gran pasión- y varios proyectos comunes con su hermana Elina
Manninen, fotógrafa.

"Soy una persona como las otras, aunque no tenga muchos amigos
que hagan las mismas cosas que yo. Como, duermo, trabajo y me
preocupo por mi vida", añade la finlandesa.

"Me gusta diseñar y crear diseños que hacen a la gente feliz",
subraya.

"Cuando era niña, me encantaban el diseño y el agua, quizás
en el fondo nunca he crecido", concluye contenta.