abc Radio


¡No es broma! Confirman que casa natal de Hitler no será destruida

Viena.- La expropiada casa natal del dictador nazi Adolf Hitler
(1889-1945) en la localidad austríaca de Braunau am Inn tendrá
"una finalidad social" -posiblemente en la ayuda a discapacitados-
como "antítesis" a las políticas del Tercer Reich.

El gobernador del Estado federado de Alta Austria, Josef
Pühringer, donde se encuentra la localidad natal de Hitler,
explicó hoy a la agencia de noticias austríaca APA a qué se
destinará la casa y descartó la posibilidad de derruirla.
Después de un debate en profundidad hemos
acordado que la casa no se derruirá", declaró Pühringer tras una
reunión con el ministro del Interior, Wolfgang Sobotka, y el
alcalde de Braunau am Inn, Johannes Waidbacher.

Anoche el
Parlamento austríaco decidió por una amplia mayoría la
expropiación de la vivienda para evitar que se convirtiera en
lugar de peregrinación para neonazis, después de que la dueña se
negara a vender el inmueble al Estado.

Según Pühringer, si se derribará la casa siempre se les
acusaría de "derruir una capítulo delicado de la historia" y
avanzó que se buscará darle una finalidad social en la ayuda a
discapacitados, "como antítesis al nacionalsocialismo".

Los nazis ejecutaron a decenas de miles de discapacitados
físicos y psíquicos, así como a enfermos crónicos, en un
programa de eutanasia que justificaron con el argumento de que
tenían una vida que "no era digna de ser vivida".
Una finalidad social, como ya ha tenido la casa en esa
localidad durante muchos años, es un mensaje esperanzador, un
recuerdo a las víctimas y un claro símbolo contra los crímenes
de Hitler", concluyó el político conservador.

El pasado
octubre, Sobotka dijo que la casa natal de Hitler iba a ser
derribada una vez completada la expropiación, una opción
criticada por numerosos historiadores.

El uso social del edificio coincide con la recomendación de una
comisión de expertos, que aconsejó al Estado dar al inmueble una
finalidad social o caritativa, aunque después de "una amplia
remodelación arquitectónica que no haga reconocible el edificio,
para restarle valor simbólico".

Las autoridades austríacas reformarán la casa antes de
destinarla a un nuevo uso, aunque todavía se desconoce el alcance
de esa reforma.

Hitler nació en 1889 en una casa en Braunau am Inn, muy cerca
de la frontera con Alemania, y aunque su familia pasó allí apenas
tres años, su legado ha tenido un enorme peso en esta localidad de
16.000 habitantes.

La casa era, hasta su expropiación propiedad de una vecina,
aunque desde 1972 el Ministerio del Interior la había alquilado y
la subarrendaba al Ayuntamiento de Braunau por unos 5.000 euros
mensuales.

Lee también | 

Exhiben en Alemania réplica del búnker donde Hitler se suicidó

En el pasado, se albergó allí una biblioteca, un banco, y más
recientemente, un taller de formación de una organización para
discapacitados, que dejó el lugar en 2011 para buscar un alquiler
más barato.

Según los medios austríacos, a esa misma organización,
"Lebenshilfe", se le podría ofrecer usar el inmueble.

El ayuntamiento había demandado en repetidas ocasiones que el
Estado expropiase el inmueble por el temor de que organizaciones
neonazis pudieran alquilarla de forma encubierta y convertir la
localidad en un centro de peregrinación para ultraderechistas.

En la actualidad no existen demasiadas referencias sobre el
pasado de la casa pintada de color amarillo, solo un monolito de
granito procedente de la cantera del campo nazi de Mauthausen que
fue colocado allí en 1989, por el centenario del nacimiento de
Hitler.


Lee también |
 

Gobierno de Austria demolerá la casa donde nació Adolf Hitler 
Por la paz, la libertad y la democracia. Nunca
más el fascismo, millones de muertos lo advierten", señala el
mensaje sobre la roca.

Ya en 2012 Austria retiró la tumba
de los padres del dictador Hitler en Leonding, en el suroeste de
Austria, tras denuncias de que se había convertido en un lugar de
peregrinación de ultraderechistas en el que se hallaron símbolos
nazis.

/amg