abc Radio


Nuevo título de la Pequeña Habana de Miami

El Fondo Nacional para la Preservación Histórica de Estados
Unidos añadió el viernes a la Pequeña Habana — epicentro de la
diáspora cubana— a su lista de "tesoros nacionales", al señalar
que debe ser protegida de los desarrolladores inmobiliarios que
están transformando gran parte del centro de Miami y sus
alrededores.

Los grupos de preservación histórica se aliaron con las
autoridades de Miami en apoyo de la Pequeña Habana.

El Fondo Nacional para la Preservación Histórica, una
organización sin fines de lucro, afirmó que la designación
ayudará a grupos, autoridades de la ciudad, residentes e
inversionistas a preservar los edificios históricos de la zona y
mantenerla costeable para los habitantes de clase trabajadora.

La principal calle del vecindario, la Calle Ocho, cuenta con
tiendas de puros, galerías de arte y comercios familiares en donde
los cubanos y sus descendientes rememoran su herencia cultural.

Los turistas también visitan la zona, llegando en camiones de
doble piso para tomar café cubano y tomarse selfies en el
restaurante Versalles, el centro de la comunidad de exiliados. El
vecindario ha cambiado un poco ante la llegada de nuevos
inmigrantes procedentes de Centroamérica y Colombia, para abrir
nuevos restaurantes y tiendas. "La Pequeña Habana es un símbolo
de la experiencia migratoria en Estados Unidos y un lugar
completamente único y próspero", dijo Stephanie Meeks, presidenta
y directora general del fondo. "El crecimiento no debe darse a
expensas de vecindarios históricos vibrantes como la Pequeña
Habana, que le otorgan a la ciudad de lugares únicos y
deseables".

El sitio web del fondo histórico indica que la Pequeña Habana
enfrenta múltiples amenazas, como la presión de los
desarrolladores inmobiliarios, la demolición de edificios
históricos, el desplazamiento de sus habitantes actuales y cambios
urbanos.