abc Radio

¿Por qué los creadores de internet están desilusionados?

Confiesan que nunca esperaron el aspecto de las redes sociales como un espacio para fomentar el odio, la desinformación y los abusos

AFP

SAN FRANCISCO. El 29 de octubre de 1969 el profesor Leonard Kleinrock y sus colegas de la célebre UCLA (Universidad de California en Los Ángeles) hicieron que una computadora “hablara” a otra máquina situada en una región que iba a convertirse en el Silicon Valley.

El evento dio origen a una red que más tarde se conoció como internet, aclamada al principio como una bendición para la igualdad y el conocimiento, pero que con el tiempo ha dejado ver su lado oscuro.

“Yo nunca vi venir el aspecto ‘redes sociales’. Pensaba comunicar a la gente con computadoras, o a computadoras entre sí, pero no a la gente entre ella”, cuenta Kleinrock, que en junio cumplirá 85 años.

Para conmemorar el 50 aniversario de este acontecimiento, el profesor abre un nuevo laboratorio consagrado a internet que debería ayudar a resolver los problemas surgidos con la adopción de la red a gran escala.

Unas cuatro mil millones de personas en todo el mundo son usuarias de esta red. “En cierto sentido, es un invento muy democrático”, destaca Kleinrock.

“Pero también contiene una fórmula perfecta para el lado sombrío de la Humanidad (…) Se gritan tantas cosas en la red que las voces moderadas son ahogadas y los puntos de vista extremistas amplificados, extienden el odio, la desinformación y los abusos”, dice el profesor.

El nuevo “Connection Lab” (”laboratorio de conexión”) tratará temas como el aprendizaje automatizado de las máquinas, las redes sociales, la inteligencia artificial, la internet de los objetos o la blockchain, una base de datos descentralizada y segura que permite una trazabilidad presuntamente inviolable.

“RED DE REPUTACIONES”

A Kleinrock le interesa muy especialmente la posibilidad de utilizar el blockchain —la tecnología en la que se basa el proceso de minado y cotización de los bitcoins— para vincular personas o datos en línea a su reputación y servir así de medida de confianza.

Los internautas podrían por ejemplo saber, al leer una crítica sobre un restaurante, si su autor publicó anteriormente artículos considerados fidedignos.

“Sería algo así como una red de reputaciones constantemente actualizada”, detalla el profesor.

Según Kleinrock, en los primeros tiempos la serenidad de la red sólo fue alterada por hackers solitarios.

Hoy, por el contrario, los agentes perturbadores pueden ser Estados-nación, el crimen organizado o poderosas corporaciones que hacen “grandes y malas cosas”, como obtener ganancias gracias a la violación de la vida privada.

Kleinrock lamenta la ausencia de fibra social en los científicos de la época, que no previeron la necesidad de integrar la autentificación de personas y datos desde la creación de Internet.

El investigador conserva cierto optimismo y apuesta al cifrado de datos, las tecnologías de blockchain y otras innovaciones tecnológicas.

¿QUÉ TIPO DE MONSTRUO?

En el origen el proyecto se llamaba “Arpanet”, por el nombre de la rama de investigación del ejército estadounidense que lo financió (La “Advanced Research Projects Agency”, fundada en 1958).

Los ingenieros habían hallado la forma de que las computadoras transmitieran datos dividiéndolos entre varios “paquetes digitales”.

El 29 de octubre de 1969, un estudiante de la UCLA digitó la palabra “LOG” (”conexión”), para establecer un vínculo con la computadora a la distancia. La letra “L” es reconocida pero, tras la “O”, la máquina se frena. “El primer mensaje transmitido resultó ser ‘LO’, como ‘Lo and behold’ (una expresión que significa ‘Y ahora…’)”, relata Kleinrock. “No podríamos haber soñado un mejor mensaje inicial”.