abc Radio


Supremo brasileño investigará a Lula por caso de corrupción en Petrobras

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva será investigado por
el Supremo Tribunal de Brasil, que determinó la división en
cuatro partes de la principal investigación sobre Petrobras, el
mayor escándalo de corrupción de la historia del país.

En total serán investigadas 66 personas vinculadas a tres
formaciones: el Partido Progresista (PP), el Partido del Movimiento
Democrático Brasileño (PMDB), del presidente Michel Temer, y el
Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenece Lula.

La investigación del PMDB fue desmembrada en dos núcleos: uno
que analizará la actuación del partido en la Cámara de los
Diputados y otro que indagará la articulación de algunos de los
políticos de esta formación en el Senado.

Además de Lula, quien por primera vez será investigado por el
Supremo por supuesta participación en una organización criminal,
la investigación también incluye a importantes líderes del
gobernante PMDB, entre ellos el presidente del Senado, Renan
Calheiros. El magistrado Teori Zavascki aceptó la petición
realizada por el procurador general de la República, Rodrigo
Janot, quien había solicitado la división de la investigación
central para tener un “mayor control y percepción de la realidad
criminal”.

La máxima corte del país indagará a Lula junto a otras 65
personas por su supuesta participación en la organización
criminal que operó en la petrolera estatal, de la que se desviaron
millones de dólares entre 2004 y 2014.

“Algunos miembros de determinados gremios se organizaron
internamente, valiéndose de sus partidos y con una estructura
jerarquizada, para cometer prácticas espurias”, señala el
procurador en su solicitud.

De acuerdo con Janot, miembros del PP, PMDB y PT utilizaron
indebidamente sus siglas y colocaron a “determinadas personas”
en puesto clave del ente público, lo que permitió la
“manutención e implementación del proyecto criminal”.

Lula ya mantiene otros frentes abiertos con la corte suprema,
que investiga si tanto él como su sucesora, la exmandataria Dilma
Rousseff, intentaron obstruir las investigaciones en contra del
expresidente al nombrarlo ministro jefe del gabinete en marzo y
concederle así fueros privilegiados.

Además, Lula será juzgado por el magistrado Sergio Moro, quien
aceptó las denuncias de la Fiscalía por corrupción y lavado de
dinero.

Paralelamente, el exmandatario también ha sido procesado por
obstrucción a la Justicia por el supuesto intento de soborno de un
implicado en las corruptelas en Petrobras a cambio de su
silencio.