abc Radio


Astronautas francés y ruso vuelven a la Tierra tras 200 días en el espacio

  • Viernes 2 de junio de 2017
  • en Virales

El astronauta francés Thomas Pesquet y el ruso Oleg Novitski
volvieron sanos y salvos este viernes a la Tierra tras pasar 200
días en la Estación Espacial Internacional (ISS).

Los dos hombres, a bordo de un módulo de la nave Soyuz cuyo
descenso fue frenado por un gran paracaídas, aterrizaron a las
14H10 GMT en las estepas de Kazajistán, según imágenes
difundidas en directo por la Agencia Espacial Europea (ESA).

Horas antes, Pesquet y Novitski se despidieron de los dos
astronautas –una estadounidense y un ruso– que se quedan en la
ISS, a unos 400 km de la Tierra, y se instalaron en la nave Soyuz
MS-03, la misma que los había llevado al espacio la noche del 17
de noviembre.

"Voy a extrañar" a la ISS, escribió en Twitter Pesquet, que
habló de su experiencia como "la aventura más intensa" de su
vida.

El desacoplamiento de la nave Soyuz de la ISS tuvo lugar a las
10H50 GMT.

"El desacoplamiento se produjo a la hora prevista", indicó a la
AFP el Centro de Control de vuelos espaciales. Según imágenes en
directo de la Agencia Espacial Europea, la nave se alejó entonces
de la ISS rumbo a la Tierra.

Desde ese momento, los dos astronautas solamente necesitaron
tres horas y veinte minutos para "descender" a la Tierra.

Pesquet, de 39 años, ingeniero aeronáutico y piloto de línea,
efectuó su primer viaje al espacio. Ha llevado a cabo un total de
60 experimentos científicos en la ISS y dos salidas al exterior de
la estación para operaciones de mantenimiento.

Oleg Novitski, de 45 años, es un ex piloto del ejército del
aire ruso, y padre de dos niñas. Ya pasó cinco meses en la ISS en
2012 y 2013. Esta vez ha realizado medio centenar de experimentos
científicos para la agencia espacial rusa Roskosmos.

"Los dos astronautas han cumplido todas las tareas que se les
confió de manera plenamente satisfactoria", declaró a la AFP Yuri
Malenshenko, vicedirector del Centro de Preparación de Cosmonautas
en la Ciudad de las Estrellas, cerca de Moscú.

 Módulo de descenso 

Unas dos horas y media después del desacoplamiento de la ISS,
los motores principales del Soyuz se activaron durante poco menos
de cinco minutos para la maniobra de "desorbitación", según la
Agencia Espacial Europea. Ello permitió a Soyuz iniciar su
descenso.

Luego la nave se separó en tres partes. El módulo orbital y el
módulo de servicio –ya inútiles– se alejaron y se desintegraron
en la atmósfera.

El módulo de descenso, con los dos astronautas, afrontó
temperaturas de hasta 1600°C en el exterior debido al roce de la
atmósfera con el escudo térmico.

Tras seis meses y medio de ingravidez, los astronautas
recobraron brutalmente la gravedad y sintieron su peso
cuadruplicado durante la desaceleración.

A unos diez kilómetros de altura, se desplegaron los
paracaídas, frenando aún más al Soyuz. Y a menos de un metro de
la superficie de la Tierra, se encendieron los retrocohetes, para
reducir más la velocidad del módulo.

Una vez que módulo tocó tierra a las 14h10 GMT –exactamente
la hora prevista–, los equipos de recuperación y socorro
acudieron inmediatamente al lugar de aterrizaje.

El presidente francés, Emmanuel Macron, acudió el viernes al
centro nacional de estudios espaciales para asistir al retorno a la
Tierra del astronauta francés. Y mantuvo una entrevista
telefónica con Pesquet, transmitida por las televisiones
francesas.

"Quiero decirle lo orgullosos que estamos todos de usted" le
dijo Macron al astronauta francés.

Horas después, si su estado de salud lo permite, Pesquet
volará al centro europeo de astronautas en Colonia, en Alemania, y
Novitski viajará a Moscú.

Las naves rusas Soyuz son el único medio para llevar y traer
tripulaciones a la ISS, después de que cesaran las naves
estadounidenses. La ISS, gran laboratorio espacial puesto en
órbita en 1998, ha costado hasta el día de hoy unos 100.000
millones de dólares.

/afa