abc Radio


Bradley Cooper debuta como director con el remake de la película Nace una estrella

En esta ocasión es Lady Gaga y Bradley Cooper quienes se pondrán en la piel de dos amantes de la música

En la historia del cine estadounidense, Nace una estrella es uno de los clásicos que ahora vuelve a resurgir en la pantalla grande para cautivar a una nueva generación.

En esta ocasión es Lady Gaga y Bradley Cooper quienes se pondrán en la piel de dos amantes de la música que verán el despegue y el ocaso de una gran estrella.

La cinta que se estrena hoy marca el debut como director de Bradley Cooper, quien se sentó en la silla de director para la realización de una nueva versión de la cinta de 1937, de William A. Wellman, estelarizada por Janet Gaynor (El ángel de la calle, 1928), Fredric March (Los mejores años de nuestra vida, 1946) y Adolphe Menjou (Un gran reportaje, 1931).

En una fresca y renovada historia de amor que nace de un fortuito encuentro entre Ally (Gaga), una joven y muy talentosa mesera y Jackson Maine (Cooper) un consolidado rockstar que a pesar de la fama, su vida va cada vez más en decadencia. La relación de la pareja está basada en la mutua admiración artística y es Maine quien decide apoyar la carrera de la mujer a la que ama y convertirla en el nuevo ídolo de la música.

Esta nueva versión representó un desafío para él ahora director, debido a que la versión anterior fuera protagonizada por los íconos de la música americana Barbra Streisand y Kris Kristofferson, quienes en 1977 interpretaron Evergreen, tema principal que otorgó a la cinta una estatuilla de los premios Oscar a Mejor Canción Original.

Aunque significaba un gran riesgo para Cooper tomar una de las historias de amor más populares de la historia del cine y traerla de vuelta, la cinta ha tenido una muy buena recepción en taquilla tanto en Estados Unidos como en Europa, recaudando más de 42.90 millones en el primer fin de semana de su estreno.

La historia que a lo largo de 70 años se ha representado en la industria del cine, no deja de sorprender gracias a las excelentes actuaciones que han entregado Lady Gaga, ganadora de seis premios Grammy, quien muestra su gran talento como actriz y Cooper evidencia sus grandes alcances como realizador.