abc Radio


Se estrena “Hoy voy a cambiar”, la polémica vida de Lupita D’Alessio

||Por Alma Rosa Camacho y Java||

Una sola condición puso Lupita D’Alessio para acceder a contar su historia para la bioserie “Hoy voy a cambiar”.

De acuerdo con los productores Santiago y Rubén Galindo, la cantante les dijo que estaba dispuesta a abrir las etapas oscuras de su vida con una sola condición, que reflejaran en la justa medida su conversión al cristianismo.

Para realizar las escenas de ese momento, D’Alessio habló directamente con la actriz Gabriela Roel. “En todo lo demás nos dio completa libertad para que dramatizaramos su vida”, explicaron los creativos.

Hoy voy a cambiar resume en 21 capítulos 43 años de la vida de Lupita D’Alessio, desde que tenía 9 años y hasta los 52, cuando ella decide poner un alto a una vida llevada al exremo y se rehabilita.

Pero más allá de los escándalos, los desplantes o la vida amorosa, acontecimientos que fueron de dominio público, la serie contará qué pasaba cuando la artista cerraba la puerta y se quedaba sola.

El capítulo uno es un repaso vertiginoso por los momentos más álgidos de su carrera y su vida personal, todo a partir de los testimonios que la cantante compartió.

Lupita tuvo una infancia dolorosa con un padre riguroso y exigente con una visión clara de lo que quería para ella y su familia, explica el productor Rubén Galindo, pero la serie arranca en 2006, un año de excesos, un año en el que estuvo a punto de morir.

También se incluyen sus historias de amor, el nacimiento de sus hijos y cómo de ganar millones de dólares y convertirse en una de las cantantes más importantes de Latinoamérica, pierde el control de su vida.

amoreslupe

De la gloria al exceso

Una noche en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México ocurrió lo impensable. Lupita D´Alessio a punto de salir al escenario, se encontró con la desagradable sorpresa de que los reporteros gráficos le decretaron una huelga de cámaras caídas. Los chicos de la lente colocaron sus cámaras en la orilla del escenario y se negaron a tomarle una sola fotografía.

La relación de la cantante con la prensa había llegado a su límite y los informadores decidieron boicotearla. Ni una foto más a la estrella soberbia, prepotente, que no entendía que la labor de los periodistas era fundamental en el éxito de su carrera.

La reconciliación

Así pasaron varios meses de enemistad hasta que un día alguien le organizó una rueda de prensa con el fin de que la artista y los comunicadores limaran asperezas. La reunión se llevó a cabo en el restaurante Rioma (Mario al revés), propiedad de Mario Moreno Cantinflas, en Insurgentes Sur, pero tras una ronda de preguntas y respuestas, la situación no cambió, por el contrario, se agudizó por el carácter temperamental de La leona dormida, como la tildaron entonces los periodistas.

Es que Lupita ya no era la misma. Ya no era aquella dulce mujer que en los años 70 interpretaba “Mi amor es un gitano”, su primer éxito discográfico. Los tiempos habían pasado y La D´Alessio, como se le conocería después, había adoptado poses de super estrella que, por su carácter fuerte, se había ganado el mote de La leona dormida, porque rugía en serio.

Duro y contra ellos

Sin embargo, La D´Alessio es una mujer que, hasta nuestros días, se le considera una figura del espectáculo mexicano por su talento interpretativo. Canta duro y contra ellos, es su estilo. Posee una trayectoria artística que muchos envidian, aun con sus altibajos y la controversia que la envuelve: sus amoríos, las drogas, su desdén hacia la prensa que, aquí entre nos, en ocasiones la acosan con preguntas hartantes.

Suele manotear La leona ante las grabadoras de los informadores que la buscan en pos de la nota rosa y está en su derecho de responder o no a preguntas incómodas, de intimidad, a modo de salvaguardar su vida privada.

Pero de ahí en fuera, es una artista. Una figura popular que canta y hace cantar al pueblo. La gente la sigue. Tiene sus fans y sus detractores. La aman y la desprecian. Por eso ahora la televisión hace de su vida y obra en una bioserie producida por los hermanos Galindo.

En la serie Hoy voy a cambiar, el público encontrará una veta de información que busca, ávido de dilucidar muchas preguntas a sus respuestas.

¿Quién es Lupita D’Alessio?

Se llama Guadalupe Contreras Ramos y nació en Tijuana, Baja California, el 10 de marzo de 1954.

Ernesto Alonso la ingresó a las telenovelas ya como actriz o bien como intérprete de temas musicales.

Por esos ayeres “Mi corazón es un gitano” (Nicola Di Bari) sonaba en los primeros lugares de popularidad y la gente se preguntaba quién era esa romántica cantante que endulzaba oídos y estremecía corazones. Era una tal Lupita D’Alessio, la esposa de un tal Jorge Vargas, un actor y cantante de Aguascalientes, quien había sido guitarrista del fabuloso grupo de rock and roll Los Hooligans.

De la música y el amor

D’Alessio desprendió su carrera entonces entre la música y los amores. A la par de sus éxitos musicales, se le ligó sentimentalmente al futbolista chileno Carlos Reinoso, quien militaba en el América y en seguida vino una sucesión de galanes en línea que le adjudicaron el sobrenombre de la Liz Taylor mexicana, por aquello de sus múltiples amores, aunque no era para tanto.

Más tarde llegaron a su corazón Sabú, Julio Canessa , otro futbolista, César Gómez y Cristian Rössen. El morbo de la vox populi no se hizo esperar y la popularidad de La leona dormida creció, a la par de sus ingresos económicos que la ubicaban entre las figuras del espectáculo mejor pagadas.

“Que ganas de no verte nunca más”, “Mudanzas”, “Mentiras”, “Acaríciame”, “Inocente pobre amiga”, “No preguntes con quien” y otros muchos títulos hablaban de Lupita D’Alessio como La gran estrella que el espectáculo mexicano había estado esperando por mucho tiempo.

Y no era para menos, La leona que aún despertaba se erigía como una verdadera felina en los escenarios donde era aclamada por el público y sin embargo, era humana. Sus debilidades afloraban y con ello los problemas. Que si la cocaína, que si el alcohol, que si esto, que aquello… Un presunto caso de evasión fiscal la condujo a la cárcel, episodio que sus hijos vivieron como una auténtica pesadilla.

Pero bueno, Lupita tras las rejas, qué horror. D’Alessio salió adelante y hoy, como ayer, sigue siendo la gran diva que su público ama y hoy la tiene en la televisión como una de esas figuras de actualidad que merecen una bioserie.

Hoy, Lupita está instalada en un lugar de honor. Es  admirada por propios y extraños que la vieron crecer y superarse desde aquel amor que era un gitano.