abc Radio


Pasión, la herencia que deja Luis Gimeno

La actriz Virginia Gutiérrez, viuda del primer actor Luis Gimeno, compartió que su esposo fue un gran hombre que le dejó la educación de sus cinco hijos para formar a otros destacados actores que hoy agradecen su pasión por enseñar y su profesionalismo.

“Fue un esposo maravilloso y muy cariñoso. Siempre nos dijo que cuando muriera no lo maquilláramos. Decía: en el teatro nunca me maquillé y también pidió que no le pusiéramos corbata porque le chocaba, así que lo pusimos de pijama”, comentó.

De acuerdo con Virginia Gutiérrez, la voluntad de Gimeno fue que sus restos fueran cremados pese a que la familia cuenta con cinco fosas desde hace más de 30 años.

“Tenemos también dos iglesias con nichos, una llena con invitados y la otra la acabamos de comprar en La Santa Veracruz, en la Alameda. Si Dios quiere ahí va a ir”, externó a los representantes de los medios de comunicación.

Así como los grandes, la compañera de vida del actor desea que todos los alumnos de su esposo vayan a despedirlo a Bellas Artes, y mencionó que la posibilidad para rendirle homenaje está abierta.

“Me llamó la directora de Bellas Artes y me dijo que estaba de viaje, pero que en la noche llega y viene para acá. Me pidió que con calma pensáramos qué tipo de homenaje nos gustaría hacerle, a mí me hubiera gustado que fuera de cuerpo presente porque fue maestro, jubilado, de Bellas Artes”, indicó.

Al lado de amistades como Susana Alexander, Nuria Bages, Laura Zapata y Lilia Aragón, Virginia Gutiérrez recordó que Luis Gimeno impuso el uso de la flauta como instrumento musical en la secundaria, “porque justo en esa etapa decía que los adolescentes cambian de voz y sacan gallos en lugar de cantar”.

El actor murió este lunes a los 90 años como consecuencia de un infarto tras haber reingresado al hospital porque tenía la presión alta.

“Estuvo internado dos semanas, lo dieron de alta, y al día y medio tuvimos que regresar al hospital porque la presión la tenía muy alta. Padecía infección renal, le pusieron una sonda y en algún momento arrojaba sangre por la orina, ya no hablaba, estaba dormido de día y de noche, y al final el médico legista dijo que había sido un infarto.