abc Radio


AIE advierte por posible falta de oferta de petróleo

  • Llaman a invertir más en capacidades de su producción

PARÍS, Francia. (AFP/EFE).- Para evitar que los precios del
petróleo se vayan a las nubes, la industria del crudo debe
invertir aún más para que la oferta no falte frente a un consumo
en alza constante hasta 2022, insistió ayer la Agencia
Internacional de Energía (AIE).

“Es necesario invertir aún más en capacidades de producción
petrolera para evitar el riesgo de un alza fuerte de los precios de
petróleo hacia el fin del periodo analizado”, indicó la AIE en
su informe sobre el mercado petrolero a cinco años, renovando así
una advertencia que ya expresó en noviembre.

El sector petrolero redujo drásticamente sus inversiones,
anulando o posponiendo proyectos, para hacer frente a la caída de
los precios del crudo, que se intercambia a la mitad del precio que
valía en el verano 2014, unos 55 dólares desde que la OPEP y once
países socios concluyeron en el otoño un acuerdo para limitar la
producción.

Las inversiones en proyectos de exploración y de producción
cayeron el año pasado un 26 por ciento, para totalizar unos 433
mil millones de dólares, según la AIE. En 2015 la caída fue de
25 por ciento.

Con la estabilización de los precios, se espera este año a
nivel mundial “un alza marginal” de los gastos, en particular
impulsada por la reanudación de proyectos de hidrocarburos pro
fracturación en Estados Unidos (EU) y los presupuestos revisados
al alza de algunos gigantes del sector, como el estadunidense
ExxonMobil. Pero esto es insuficiente.

“A menos que numerosos proyectos se decidan rápidamente, la
oferta casi no aumentará más a partir de 2020”, advirtió la
agencia, brazo energético de la Organización para la Cooperación
y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Desaceleración china

En el detalle, la producción debería aumentar de 5.6 millones
de barriles por día (mbd) hasta 2020, de los cuales 60 por ciento
son provenientes de países no miembros de la OPEP.

Entre éstos, EU es la principal fuente de alza para el periodo
(1.6 mbd, de los cuales 1.4 mbd para los hidrocarburos obtenidos
por fracturación, gracias a una mejora en términos de costos
productividad), seguido por Brasil (1.1 mbd) y Canadá (0.8
mbd).

En total, los países que no forman parte de la OPEP deberían
bombear 60.9 mbd en cinco años, es decir 3.3 mbd más que en 2016.
La capacidad de producción del cartel petrolero debería aumentar
1.95 mbd a 37.85 mbd, principalmente por la producción de Irak y
de Irán, pero también de Medio Oriente en general.

Al mismo tiempo, la demanda de crudo será “relativamente
robusta”, estimulada por la aceleración del crecimiento
económico.

La AIE, que no vaticina un pico de consumo a mediano plazo,
anticipa un alza media de 1.2 mbd por año entre 2016 y 2022, es
decir un aumento total de 7.3 mbd a 103.8 mbd.

“El nivel simbólico de 100 mbd será superado en 2019”,
precisa la AIE.

El consumo en los países de la zona OCDE retrocederá de 1.2
mbd. La totalidad del alza se concentrará en los países
emergentes que representarán al final 56 por ciento del consumo
mundial, con Asia como principal motor.

India en particular tendrá viento a favor y desplazará a China
como primera zona de crecimiento. La demanda china se desacelerará
de 2.4 por ciento por año en promedio contra 5.5 por ciento anual
para el periodo 2011-2016. China centra cada vez más su economía
en los servicios en detrimento de una industria pesada muy
consumidora de energía.

Insiste la AIE en aumento de precio de petróleo si no se
aprueban nuevas inversiones

Desde Houston, EU, EFE también reportó que la Agencia
Internacional de Energía (AIE) alertó ayer que es probable un
“fuerte aumento” en el precio del petróleo después de 2020, a
menos de que pronto se aprueben nuevos proyectos de inversión,
según sus últimos pronósticos para los próximos cinco años. La
imagen global del suministro mundial de petróleo parece
“cómoda” para los próximos tres años, pero el crecimiento de
la oferta se ralentiza “considerablemente” después de eso, de
acuerdo con Oil 2017, el análisis de mercado de la AIE, y el
informe de pronóstico anteriormente conocido como el del Mercado
de Petróleo a Mediano Plazo. En este sentido, la agencia señaló
que las tendencias de la demanda y la oferta apuntan a un mercado
petrolero mundial apretado, con una capacidad de producción de
repuesto que caerá en 2022 a un mínimo en catorce años. En los
próximos años, el suministro de petróleo estará creciendo en
Estados Unidos (EU), Canadá, Brasil y otros lugares, pero podría
estancarse para 2020 si no se invierte la caída récord de dos
años de la inversión de 2015 y 2016. Por otro lado, el informe
apunta que la demanda de petróleo aumentará en los próximos
cinco años gracias a los países en desarrollo y al continente
asiático, que usará alrededor de siete de cada diez barriles
extra consumidos a nivel mundial, siendo India quien supere a China
para entonces. “Estamos presenciando el inicio de una segunda ola
de crecimiento de la oferta de Estados Unidos, y su tamaño
dependerá de dónde vayan los precios”, dijo en un comunicado el
director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol. No obstante, el
directivo apuntó que, si no hay un repunte fuerte en las
inversiones a nivel mundial, el escenario en tres años traerá un
nuevo período de volatilidad de precios. El estudio también
apunta que EU es el país que responde “más rápidamente” a
las señales de precios, lo que significa que tiene una capacidad
más alta de variar su producción en función del precio de los
barriles. Dentro de la Organización de Países Exportadores de
Petróleo (OPEP), la mayor parte de los nuevos suministros vendrán
de los principales productores de Oriente Medio de bajo costo:
Irak, Irán y Emiratos Árabes Unidos. Otros como Nigeria, Argelia
y Venezuela van a declinar, según la AIE, mientras que se prevé
que la producción de Rusia se mantenga estable durante los
próximos cinco años. El informe también destaca los cambios en
los flujos internacionales de petróleo y las inversiones en
infraestructura de almacenamiento. Con los países de la OPEP
centrados en aumentar la capacidad nacional de refinación para
satisfacer la demanda local y aumentar las exportaciones de
productos refinados, las exportaciones adicionales de crudo de
Brasil y Canadá serán mayores que las de Oriente Medio.