abc Radio


Alza en precio de gasolinas es una medida responsable y necesaria: Citibanamex

por Marcela Ojeda

Ajustar el precio de las gasolinas y el diésel a partir del 1
de enero –como preámbulo de su liberalización–, fue una
decisión difícil, pero necesaria, que constituye una medida
responsable del Gobierno para reflejar el costo real de los
hidrocarburos, consideraron analistas de Citibanamex, encabezados
por Ernesto Revilla.

Destacaron que la liberalización eliminará la asignación
ineficiente de recursos en el sector; promoverá la inversión y
fortalecerá las finanzas públicas, tanto de Petróleos Mexicanos
(Pemex), como del Gobierno federal, lo cual eleva la probabilidad
de que este año se logre un superávit primario; se fortalezcan
los fundamentales, y pese a un entorno complicado, se mantenga la
estabilidad macroeconómica.

En un análisis especial enfatizaron que con la liberalización
de los precios de los citados energéticos, México transita a un
mercado donde las cotizaciones al público reflejarán las
condiciones de demanda y oferta de los mismos, lo cual incentivará
la inversión en el sector.

Asimismo reconocieron que “aunque los impactos de corto plazo
no son menores, el reciente incremento en el precio de las
gasolinas acabará por ser positivo, al preservar la solidez ante
lo que se percibe como un año con mayor volatilidad financiera
para el país”.

Asimismo, mediante una gráfica, reflejaron que este año, el
precio más alto de las gasolinas se estima hacia mediados de mayo,
en tanto que su trayectoria descendente se observa hacia finales de
noviembre.

Los especialistas ratificaron que el efecto del alza en los
precios de estos combustibles sobre la inflación será
transitorio.

Refirieron que el alza de 14 por ciento en promedio con respecto
al mes anterior en el precio de las gasolinas representa un cambio
fundamental en la estructura del mercado, pues México transita
así hacia la liberalización del precio de las gasolinas, en donde
la cotización final al consumidor estará determinado por el costo
de la referencia del hidrocarburo más un impuesto fijo.

Al igual que en otros países, la volatilidad en las condiciones
del mercado de las gasolinas ahora será asumida directamente por
los consumidores, mientras que el Gobierno fortalecerá sus
ingresos por este concepto, a la vez que serán más estables.
“México no solo incrementó el precio de las gasolinas al
comienzo de 2017 sino que estableció las condiciones necesarias
para dejar de intervenir en el precio de éstas (como lo hizo años
atrás al dejar de controlar los precios del azúcar, café,
tortilla, maíz, telefonía, entre muchos otros)”, indicaron.

Insistieron en que el incremento en el precio de las gasolinas
tendrá impactos, pero estos serán transitorios; no obstante, el
consenso del mercado ahora espera una mayor inflación para 2017
que “creemos terminará el año en 5.0 por ciento y el consumo
podría verse afectado, ya que la gasolina representa cerca del 9.0
por ciento del gasto familiar en promedio en el país”.

Sin embargo manifestaron que el buen desempeño de las remesas
provenientes de Estados Unidos (EU), aunado al reciente incremento
del salario mínimo, aminorarán este efecto.

“A pesar de ser una medida claramente impopular, el Gobierno
tomó una decisión responsable al ajustar el precio de los
hidrocarburos para que reflejen su costo real. Al igual que en
cualquier otro lugar, el establecer un precio controlado para la
gasolina resulta una de las decisiones más complejas de política
pública para el Gobierno”, reiteraron.

También anotaron que mantener un subsidio a las gasolinas
representa una mala decisión de política pública al ser asignado
en su mayor parte a la población de mayores ingresos y generando
incentivos perversos respecto a consideraciones ambientales y de
debilitamiento de las finanzas públicas, entre otros factores.

Asimismo manifestaron que el más reciente incremento en el
precio de la gasolina no es atípico comparado con incrementos que
se han dado desde hace décadas, y el precio relativo de la
gasolina se sigue manteniendo bajo en un comparativo
internacional.

Indicaron que el precio de la gasolina se incrementó en
promedio 9.1 por ciento anual en el periodo de 1998 a 2017,
mientras que en el lapso 1998-2000 aumentó en promedio un 18.5 por
ciento anual.

En Estados Unidos, donde el precio está liberalizado, es común
encontrar periodos (como en 2009 y 2011-12) en donde el precio
tiene fluctuaciones de 19 por ciento a lo largo de un año.

“En un comparativo internacional, México se encuentra a la
mitad de la tabla en el precio de la gasolina. Incluso al controlar
por el nivel de ingresos de los países, el precio en México se
encuentra en donde indicarían los fundamentales”,
puntualizaron.