abc Radio


Aprueban en Brasil limitar gasto público por dos décadas

  • Miércoles 14 de diciembre de 2016
  • en Finanzas

  • El Senado brasileño aprobó ayer en forma definitiva, por 53
    votos frente a 16

BRASILIA, Brasil. (EFE).- El Senado brasileño aprobó ayer en
forma definitiva, por 53 votos frente a 16, un polémico proyecto
de ley presentado por el Gobierno de Michel Temer que limitará el
aumento del gasto público durante los próximos veinte años.

El proyecto tramitó con carácter de enmienda constitucional,
por lo que debió ser sometido a dos votaciones en el pleno de la
Cámara Alta, que ayer dio su segunda sanción a pesar de las
protestas de la minoritaria oposición, que llegó a calificar la
propuesta de “crimen de lesa patria”.

Según los críticos de esa medida, ese límite impondrá
severos recortes del gasto público durante las próximas dos
décadas en áreas en las que el país requiere de una ingente
presencia del Estado, como la salud, la educación y la atención
de los más pobres. La oposición fracasó en sus intentos de
frenar la votación tanto en el Senado como mediante una demanda de
inconstitucionalidad que presentó ante la Corte Suprema y que ni
siquiera fue aceptada por el magistrado Luis Roberto Barroso, uno
de los once miembros del tribunal.

La enmienda constitucional aprobada dice que el aumento del
gasto público anual estará limitado durante los próximos veinte
años a la tasa de inflación del ejercicio anterior y que ese
techo solo podrá ser revisado una vez transcurrida la primera
década.

Según el Gobierno, ese límite detendrá el proceso de aumento
de la deuda pública en relación al Producto Interno Bruto (PIB),
lo que considera “indispensable” para recuperar el equilibrio
fiscal.

Los datos oficiales dicen que, entre 1997 y 2015, el gasto
público en Brasil creció a una media del 6 por ciento por encima
de la inflación del año anterior, lo que el Ministerio de
Hacienda ha calificado de “insostenible”.

El Gobierno argumenta que, entre 2008 y 2015, ese proceso se
acentuó, el gasto aumentó hasta un 50 por ciento respecto a la
inflación y esa diferencia fue financiada con emisión de deuda,
lo cual impactó en las arcas públicas y en toda la actividad
económica del país, que hace dos años está en una profunda
recesión.

La senadora Fátima Bezerra, del Partido de los Trabajadores
(PT), que ayer pidió cancelar los debates, dijo que el Gobierno
“solo quiere revocar por 20 años las inversiones para los más
pobres, pero sin proponer un techo para pagarle la deuda a los
banqueros”.

Según Bezerra, se trata de un “delito de lesa patria” que
ya “ha sido condenado por la mayoría de la población”.

En ese marco, la senadora del PT citó una encuesta publicada
ayer por el instituto Datafolha, según la cual al menos el 60 por
ciento de los brasileños está en contra de imponer ese límite al
gasto, que solo cuenta con el apoyo del 24 por ciento de la
sociedad.

Frente a la votación realizada en el Senado, sindicatos y
movimientos sociales han convocado una jornada de protestas, que
llevó a las autoridades de Brasilia a reforzar la presencia
policial en los alrededores del palacio legislativo.

Para garantizar la seguridad, también fue cortado el tránsito
de vehículos en la Explanada de los Ministerios, una céntrica
avenida de la capital en la que se sitúan todos los edificios del
poder, incluidos el Parlamento y el Palacio presidencial de
Planalto.