abc Radio


Avala Tribunal de la UE multa a Philips e Infineon por cártel en mercado de chips

  • Viernes 16 de diciembre de 2016
  • en Finanzas

  • La empresa deberá pagar más de 100 millones de euros

BRUSELAS, Bélgica. (EFE).- El Tribunal General de la Unión
Europea (UE) confirmó ayer las multas de más de 100 millones de
euros que Bruselas impuso a las empresas tecnológicas Philips e
Infineon por participar en un cártel de fabricantes de chips para
tarjetas.

La corte con sede en Luxemburgo desestimó los recursos
presentados por ambas compañías y da la razón a la Comisión
Europea, que en 2014 multó con 82.8 millones de euros a Infineon y
20.1 millones a Philips por participar en un cártel que funcionó
en el mercado europeo de tarjetas entre 2003 y 2005.

Samsung, que también participó, se benefició de un 30 por
ciento de la reducción de su multa –35.1 millones–, por
colaborar con Bruselas, mientras que Renesas se libró de la
sanción por informar del cártel.

El Tribunal confirma que las prácticas de Philips e Infineon
violan las normas de competencia europeas, y precisa con respecto a
la última que, aun cuando no sea responsable de la infracción en
su totalidad, si lo fue porque mantuvo contactos ilícitos con
Samsung y Renesas.

La corte subraya que el intercambio de información sobre los
precios entre las compañías, que buscaba ralentizar la bajada de
los precios de los chips, es contrario a las normas de competencia
en sí mismo, independientemente de los efectos que esta práctica
tuviese en el mercado.

Por otra parte, el Tribunal de-sestima las alegaciones de
Philips e Infineon sobre la credibilidad de las pruebas que
presentó Samsung para la investigación de la Comisión, y
considera que eran “suficientemente creíbles” para apoyar la
decisión de que existía un cártel.

En cuanto al importe de la multa, la corte mantiene la cuantía
y subraya que, dado que las empresas no dieron argumentos para
justificar que la CE hizo un cálculo erróneo, ella no tiene
competencias para reducirlo o anularlo.

Además, confirma que la reducción del 20 por ciento de la que
se benefició Infineon es proporcional, no insuficiente, como
reclamaba la empresa.

Añade asimismo que, si bien es cierto que Infineon ha sido la
principal sancionada pese a su menor implicación, también su
volumen de negocios es mayor que el de las demás empresas.

Por último, el Tribunal constató que hubo irregularidades en
el procedimiento de la Comisión, pero señala que no hay pruebas
de que si no hubiesen existido la decisión hubiese sido diferente
y, por tanto, no hay motivos para anularla.

Las empresas aún pueden recurrir esta sentencia ante el
Tribunal de Justicia de la UE, la máxima instancia judicial
comunitaria.