abc Radio

BBVA sugiere mayor gasto para reforzar al PIB

  • Tania Aviles
  • Jueves 8 de agosto de 2019
  • en Finanzas

El mercado puede respaldar un presupuesto que estimule la actividad económica, dice el banco

Para BBVA México, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador puede sacrificar su meta de alcanzar un superávit fiscal primario de uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) con el fin de incrementar la inversión pública y, con ello, estimular el crecimiento económico del país.

Carlos Serrano, economista en jefe del banco, recordó que la estimación de BBVA para el crecimiento del PIB del país este año es de 0.7 por ciento, por lo que el mercado podría recibir bien un balance primario de cero con el propósito de garantizar mayor inversión pública.

“El gobierno podría hacer un anuncio y decir que este año y el que viene, debido a la debilidad cíclica de la economía, se podría apuntar a balances primarios de ceros, eso sería bien recibido por los mercados si viniera acompañado de un compromiso creíble de que al recuperar el crecimiento se regresaría a tener superávits más elevados”, comentó.

El superávit primario es el dinero que le sobra al gobierno federal después de aplicar el gasto total de las secretarías, sin contar el pago de los intereses de la deuda. Serrano recordó que desde 2012, la inversión pública muestra resultados negativos, mientras que la inversión privada se estancó en los últimos cuatro años.

En los primeros seis meses de este año, el gobierno federal ejerció casi 174 mil 500 millones de pesos menos del presupuesto que programó para ese lapso, lo que es conocido como un subejercicio.

En la presentación del informe Situación México, correspondiente al tercer trimestre de 2019, Serrano sostuvo que tener un superávit fiscal primario cuando la economía prácticamente no crece “no parece que sea afortunado”.

Apuntó que la debilidad económica del país es resultado tanto de la incertidumbre por las políticas del nuevo gobierno como por el entorno global de desaceleración acentuado por los conflictos comerciales entre China y Estados Unidos.

Ante este escenario, el directivo resaltó que la administración federal ha mantenido políticas fiscales y monetarias excesivamente restrictivas, lo que resulta negativo para la economía del país porque genera incertidumbre y limita la confianza entre los inversionistas privados, nacionales y extranjeros.

En ese sentido, Serrano consideró que si bien es positivo que el gobierno federal sostenga su compromiso por mantener las finanzas públicas estables, se deberían diseñar políticas fiscales contracíclicas, acompañadas de reglas y leyes claras.

“Es necesario tener un consejo fiscal independiente que determine cuál es el crecimiento potencial de la economía y de esta forma permitir relajar la política fiscal cuando el crecimiento esperado sea menor al potencial”, apuntó.