abc Radio


Crea SE puente con mineras y farmacéuticas

En su tercer día en Davos, Graciela Márquez también tuvo reuniones con funcionarios de Estados Unidos, Canadá, Turquía e India

La secretaria de Energía, Graciela Márquez, dedicó su tercer día en el Foro Económico Mundial (WEF) a reunirse con directivos de corporaciones globales mineras y farmacéuticas.

En su cuenta de Twitter, la funcionaria destacó una reunión con Tom Palmer, presidente de Newmont Goldcorp Corporation, una de las compañías extractoras de oro más grandes en el mundo.

El acercamiento fue para hablar de los planes de inversión de la compañía en México, según refiere el pie que acompaña a la foto publicada por Márquez.

México es uno de los países de mayor relevancia para la firma. Tan solo la mina Peñasquito, en Zacatecas, constituye 17 por ciento del valor de los activos netos de Newmont Goldcorp, según información publicada por la agencia Reuters el año pasado.

La minera se ha enfrentado a bloqueos y presiones por habitantes de las zonas cercanas a Peñasquito, quienes acusan que la actividad a cielo abierto ha causado daños al ambiente y propiciado enfermedades y padecimientos entre la población.

La secretaria se reúne con empresarios mineros en un contexto en el que el gobierno federal asegura que no dará más concesiones para la explotación de suelos para este fin.

En el sector farmacéutico, la funcionaria sostuvo citas con Kathryn Wengel, vicepresidenta de Johnson & Johnson, firma demandada a principios del año por el fiscal general de Washington, Bob Ferguson, quien la acusó de desempeñar un papel clave en el uso desmedido de opioides de la industria farmacéutica.

Márquez también se reunió con Shannon Klinger, consejera general de Novartis, y David Loew, Vicepresidente Ejecutivo de Sanofi, con quienes trató el interés que tienen las empresas para realizar mayores inversiones en México para innovación y desarrollo.

Graciela Márquez también tuvo encuentros con funcionarios de India, Turquía, Estados Unidos y Canadá durante la tercera jornada del WEF.

Entre los funcionarios de América del Norte charlaron sobre las posibilidades que traerá la ratificación del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC) por el Senado estadounidense, y al que sólo le falta la aprobación de Ottawa.

El primer encuentro de Graciela Márquez fue con Mary Ng, ministra de Pequeñas Empresas, Promoción de las Exportaciones y Comercio Internacional de Canadá, con quien habló sobre las alternativas que tienen ambos países para estimular el crecimiento de las pymes y asegurar un comercio incluyente.

La secretaria mexicana también se reunió con su homólogo estadounidense, Wilbur Ross. El tema central de la conversación fue el acuerdo recién avalado.

Las tres partes coincidieron en que el pacto impulsará la competitividad de América del Norte.

La secretaria mexicana también tuvo un acercamiento con su homólogo de India, Piyush Goyal, en el que identificaron oportunidades para incrementar el comercio bilateral, el cual supera 10 mil millones de dólares en sectores como el agroalimentario, automotor y turismo, entre otros, dijo la SE en un comunicado.

Por su parte, la reunión con la ministra de Comercio de Turquía, Ruhsar Pekcan, permitió avanzar en la búsqueda de instrumentos bilaterales en materia de medidas sanitarias, obstáculos técnicos, facilitación comercial y datos estadísticos con el fin de fortalecer el intercambio comercial y promover las inversiones.

TORMENTA TRUMP

Durante la tercera jornada del WEF, Donald Trump amenazó de nueva cuenta a la Unión Europea con imponer tasas arancelarias “muy altas” a las exportaciones de autos del viejo continente, reabriendo así otro frente de guerra comercial.

Apenas la semana pasada, el presidente de EU cerró la primera fase de un acuerdo para frenar una lucha arancelaria con China, misma que duró casi dos años.

Trump ya había amenazado a la Unión Europea con estos aranceles, que según dijo a Fox Business, podrían alcanzar 25 por ciento, pero los aplazó varias veces.

“Me reuní con la nueva jefa de la Comisión Europea, (Úrsula von der Leyen) y tuve una gran charla. Pero le dije: ‘si no conseguimos algo, voy a tener que tomar medidas’ y las medidas serán unos aranceles muy altos para sus autos y para otras cosas que entren en nuestro país”, dijo Trump a la CNBC en el WEF.

Estados Unidos también ha amenazado con impuestos de hasta el 100 por ciento sobre los productos franceses, desde el champán hasta los bolsos, debido a un impuesto sobre los servicios digitales que, según Washington, perjudica a las empresas tecnológicas estadounidenses.

Las declaraciones de Trump tuvieron un efecto negativo en los mercados bursátiles de Europa, donde el Stoxx 600, el índice de la Unión Europea perdió 0.1 por ciento.

El sector automotriz fue el más afectado en esa sesión, pues las empresas del ramo perdieron uno por ciento en la jornada de ayer.

El DAX alemán, el principal indicador de ese país, cayó 0.3 por ciento.