abc Radio


El buen cuidado: Productos para un bebé feliz

  • Miércoles 15 de noviembre de 2017
  • en Finanzas

HORA DE DORMIR

Algo muy importante para nutrir el cuerpo de tu bebé es la hora de dormir; contribuye a su desarrollo, crea un escenario cálido y acogedor para su reposo.

Cuna:
Elige una que se adapte a su crecimiento, de preferencia, un modelo que puedas desmontar los barandales y convertirla en una cama individual.

cuna-recien-nacido.jpg
 

A PASEAR

Salir de paseo con el más pequeño de la casa se vuelve toda una travesía; cargarlo puede ser cansado, lo que hace imprescindible contar con un sistema de transporte para que ambos estén cómodos.

Carriola
: Olvídate de llevar al niño en brazos y adquiere una que te otorgue los mecanismos de seguridad esenciales para hacer tu traslado más sencillo.

carreola-buenfin-bebes.jpg
 

BUEN PROVECHO

Llego la hora de que tu bebé empiece a comer por sí solo; ayúdalo a sentirse e independiente con una silla que lo integre al comedor familiar. 

Silla alta.
Debe contar con la altura perfecta para que esté junto a ti; además, busca que la charola sea de buen tamaño para colocar los platillos que tu nene vaya a ingerir.

sillita-bebe-alta.jpg
 

CARGA CON TODO

Tener un hijo implica llevar artículos extras en tu bolso, busca uno en el que puedas llevar todo lo que necesitas.

Pañalera.
Prefiere las que tienen buen espacio interior, que te permita llevar biberones, leche, pañales, toallitas y claro, no olvides un cambio de ropa. Este es un accesorio que te sacará de muchos apuros.

maleta-panalera-bebes.jpg
 

BUENA HIGIENE

Evita que tu bebé se enferme, asegúrate de mantener buena higiene en lo que toca con sus manitas o boca.

Esterilizador:
Este producto mantiene desinfectado los biberones; funciona por medio de vapor y purifica seis botellas estándar o cinco de cuello ancho.  No olvides revisar con qué marcas es compatible.

evenflo-purificador-biberon.jpg
 

DESTACADOS

¿SABÍAS QUE?

 El cerebro de un bebé corresponde al 10% de su peso corporal

EMOCIONES

Los recién nacidos suelen llorar sin lágrimas, ya que aún tienen cerrados los conductos lagrimales