abc Radio


El director de Philips en MA�xico destaca mejoras en productividad para los hospitales

  • ABC Radio
  • Viernes 27 de abril de 2018
  • en Finanzas

L
a industria de dispositivos médicos avanza hacia la conectividad, lo cual permite, por ejemplo, que un paciente sometido a un cateterismo salga del hospital el mismo día que ingresó, y que su recuperación sea monitoreada por el médico de manera remota. Esta es la apuesta de Philips, señala César Carrasco, director de la empresa en México.

En entrevista con El Sol de México agrega que la estrategia está orientada a crear un ecosistema que a través de la tecnología conecta a médicos y pacientes, lo que acelera el ciclo de la salud de éste y se traduce en tratamientos más asertivos y estancias hospitalarias más cortas.

“En procedimientos cardiacos, por ejemplo, para un cateterismo antes implicaba que el paciente permaneciera dos o tres días en el hospital. Hoy en día puede entrar y salir el mismo día, porque el flujo de información a través de un equipo es más rápido, 50% más rápido que como era en el pasado. La gente puede ir a casa a recuperarse y ser monitoreada a distancia por el doctor. Esto es conectividad y esa es la apuesta para Philips”.

La empresa, agrega, está apostando por la digitalización de la salud, pero también por modelos de operación que se asemejen a los de una fábrica para ser más productiva, lo que significa hacer más con lo mismo. Los equipos son ahora más confiables, robustos y permiten un uso mayor al que se tenía, lo que resuelve el problema de productividad que tienen los hospitales privados, que buscan un retorno de inversión más rápido, y, en particular, los públicos, debido a sus limitaciones presupuestales.

La compañía que recién lanzó al mercado mexicano un monitor digital de signos vitales desarrollado en su centro de investigación de Holanda y ensamblado en China se ha propuesto llegar a través de sus soluciones de tecnología médica a 40 millones de mexicanos para 2025. De hecho, el mercado local es el segundo más importante en América Latina, después de Brasil.

México, señala César Carrasco, es un gran mercado. En un país con enfermedades crónicas como las que tiene el país se requiere un modelo de negocio que haga más barato el acceso a la salud, con productos que generen un alto valor y reduzcan los costos de operación.

La digitalización de los equipos médicos hace que sea cada vez más fácil conectarlos a cualquier red Wi Fi, lo permite que permite al fabricante, por ejemplo, ofrecer mantenimiento remoto, un monitoreo constante de su operación y, lo más importante, que la información que generan del paciente pueda viajar de una ciudad a otra, sin que los doctores tengan que desplazarse.

Sobre las expectativas para la empresa, dijo que 2018 es prometedor y esperan mantener el ritmo de crecimiento de los últimos cuatro años, con una expansión de 14% anual.

Si bien Philips no cuenta con plantas en el país, esto no es una limitante debido a la cantidad de tratados de libre comercio con los que cuenta y que permite introducir al país dispositivos médicos prácticamente sin arancel, ya que es menor a un punto porcentual. “Es muy bajo por ser el de la salud un sector estratégico”, destacó el directivo.