abc Radio


Estados no están preparados para el alza de los precios de los combustibles

Los precios máximos vigentes desde el 1 de enero de 2017 y hasta el 3 de febrero de 2017 para las gasolinas y el diésel, junto con la metodología para su determinación, no tendrán un impacto directo en los ingresos de las entidades subnacionales, pero sí influirán en su gasto corriente, prevé Fitch Ratings.

Según la calificadora, la publicación reciente tanto de la metodología como los precios máximos de las gasolinas y el diésel, no abonan al proceso presupuestario de los estados y municipios. “La mayoría de las entidades no consideró un incremento de la magnitud anunciada por la SHCP en el costo de los combustibles al momento de elaborar sus presupuestos de egresos para el ejercicio de 2017”.

Por lo tanto, estará obligada a hacer ajustes en otras partidas presupuestales para mantener en equilibrio sus finanzas. Para el caso de los estados, la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y Municipios los obliga a lograr un Balance Presupuestario sostenible a partir de 2017.

Lee también Protestas por gasolinazo afectan vialidades en diversos puntos del país

El 27 de diciembre de 2016, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció la metodología para la determinación de los precios máximos de las gasolinas y el diésel. También dio a conocer que, a partir del 1 de enero de 2017, la cuota fija vigente para el impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS, impuesto que forma parte de la Recaudación Federal Participable) estatal sobre gasolinas y el diésel será de 0.38 pesos por litro para la gasolina menor a 92 octanos, 0.4637 pesos por litro para la gasolina mayor o igual a 92 octanos y de 0.3154 pesos por litro para el diésel.

La agencia considera que los ingresos de las entidades no se impactarán directamente debido a que el IEPS, federal y estatal, sobre las gasolinas y el diésel no fue modificado y son una cuota fija por litro. Esta última se actualiza anualmente con la inflación y es independiente del precio de venta al público. Sin embargo, el gasto corriente se afectaría ya que uno de los rubros de este tipo de gasto, para los entes subnacionales, se relaciona con los materiales y suministros; entre ellos se incluye el gasto en combustibles.

La SHCP informó que el país se dividirá en un total de 90 regiones (7 en frontera y 83 del interior); ellas corresponden a las zonas de almacenamiento y reparto de Petróleos Mexicanos (Pemex). Los precios máximos regionales se determinarán conforme a los precios de referencia internacional (costa del golfo de Estados Unidos) para cada combustible. Además se contemplará: el ajuste por calidad, el tipo de cambio vigente, los costos de transporte y almacenamiento, el flete y los costos de distribución de Pemex, los impuestos aplicables y el margen comercial para las estaciones de servicio.

Lee también Se registra tercera jornada de protestas y bloqueos por gasolinazo

Los precios máximos aplicarán en tanto se flexibiliza el precio de los combustibles en cada zona conforme a las condiciones del mercado. De acuerdo con el cronograma de flexibilización de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) previsto en el artículo transitorio décimo segundo de la Ley de Ingresos de la Federación para el ejercicio fiscal de 2017, la flexibilización de los precios iniciará en los estados de Baja California y Sonora el 30 de marzo de 2017 e incorporará al resto de las entidades paulatinamente para concluir el 30 de diciembre de 2017.

La recaudación del IEPS estatal sobre las gasolinas y el diésel ha crecido en importancia para los estados. Las entidades obtuvieron MXN 26.4 mil millones en total por este impuesto en 2015, mientras que en 2008 fue de MXN5.8 mil millones. De acuerdo al artículo 4to-A de la Ley de Coordinación Fiscal (LCF), 81.8% de lo recaudado por este impuesto corresponderá a las entidades federativas en función del consumo efectuado en su territorio. El porcentaje restante se destina a un Fondo de Compensación el cual se distribuye entre las 10 entidades con los niveles menores de Producto Interno Bruto per cápita. De lo obtenido por cada uno de los estados, cuando menos 20% se distribuye a los municipios.

/cpg