abc Radio


Fracasó programa de chatarrización de unidades de transporte, advierte la ANPACT

  • Viernes 10 de marzo de 2017
  • en Finanzas

Adriana Estrada

El programa de chatarrización que tenía como fin eliminar 12
mil unidades en el periodo 2015-2016 se quedó lejos de alcanzar
sus metas, principalmente por falta de financiamiento y folios,
advirtió Miguel H. Elizalde Lizárraga, presidente de la
Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y
Tractocamiones (ANPACT).

“En 2016 los tres mil folios que se otorgan para empresas
grandes y medianas se acabaron en agosto y nos quedamos sin
chatarrizar los últimos cuatro meses”. En lo que va de este 2017
van más de dos mil 200 unidades, esto quiere decir que a finales
de este mes o el próximo se van a terminar y nos vamos a quedar
sin destruir lo que resta del año”, puntualizó en entrevista
para El Sol de México el directivo.

En el caso de los pequeños transportistas conocidos como
hombre-camión se han utilizado menos de 200 folios, esto porque no
ha sido atractivo el estímulo fiscal, porque no es suficiente o no
es sujeto a crédito. Elizalde señaló que entre sus propuestas
para mejorar el esquema de chatarrización está mejorar el
programa de encadenamiento, la supervisión normativa e impulsar el
financiamiento.

Destacó que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes
(SCT) tiene registrados en México más de 150 mil vehículos
pesados con más de 21 años de antigüedad, de los cuales en 2016
no se llegaron a chatarrizar ni tres mil 200 unidades debido a que
se agotaron los folios que otorga la Secretaría de Hacienda y
Crédito Público.

“Tan solo en carga tendríamos que estar destruyendo cinco
veces más de lo que se destruye ahora, es decir, 15 mil unidades
anuales para que en 10 años se redujera la edad promedio que es de
18 años a 11 y 12 años, y la meta de la SCT se alcanzará”,
sentenció.

Entre otros elementos que hicieron que los dueños de unidades
viejas no se animaran a comprar nuevas, fue el encarecimiento del
dólar frente al peso, ya que éstas se cotizan en moneda
estadunidense y añadió que con la liberación de los precios de
las gasolinas es momento de enfocarse en nuevas alternativas como
quitándole el tope de tres mil unidades para autobuses foráneos y
vehículos de carga, además de incluir en el esquema el transporte
urbano de pasajeros.

Este año, el Diario Oficial de la Federación anunció que se
contempla un incremento de 31.7 por ciento para todas las
configuraciones del programa. Actualmente se otorga un estímulo
fiscal de 255 mil 525 pesos por la destrucción de un camión con
más de 10 años de antigüedad, a cambio de comprar uno nuevo.

Para el presidente ejecutivo del ANPACT, también es prioritario
apoyar el programa de sustitución de vehículos pesados, sobre
todo cuando desde el Gobierno federal y varios estados tienen
políticas públicas para disminuir emisiones contaminantes de la
actividad del transporte, lo que que se podría alcanzar con
unidades más recientes.

El otro factor es el aumento de la seguridad vial, al poder
contar con vehículos que tienen acceso a nuevas tecnologías que
favorecen este objetivo. De acuerdo con estimaciones del ANPACT, el
83 por ciento de la carga terrestre se mueve en el autotransporte,
mientras que el 97 por ciento de las personas en el país se mueven
en autobuses foráneos, así como en algunas ciudades más del 50
por ciento utiliza transporte urbano.