abc Radio


Google vs. Comisión Europea, una batalla todavía sin final, luego de millonaria multa

  • Jueves 20 de julio de 2017
  • en Finanzas

El duelo entre Google y la Comisión Europea, que impuso una importante multa a finales de junio al gigante estadounidense de internet por abuso de posición dominante, podría durar todavía años.

“Se viene una década de pesadilla para Google”, predice Jacques Lafitte, de la consultora Avisa, que representa al buscador francés 1 plus V, una de las empresas que llevaron a Google ante el ejecutivo comunitario.

Los retos de esta batalla, que ya dura casi siete años, no son baladíes, máxime cuando la decisión del ejecutivo comunitario podría forzar a Google a revisar su modelo de desarrollo económico.

El grupo estadounidense lanzó estos últimos años un abanico de servicios especializados en contenidos específicos, como Google “Shopping”, “Imágenes” o “Mapas”, a los que favorece en los resultados de su buscador en detrimento de sus competidores.

Google debe poner fin a estas prácticas, que Bruselas considera un abuso de posición dominante, si quiere conformarse a las demandas del ejecutivo comunitario.

En un caso similar en Estados Unidos en 2013, la autoridad de la competencia norteamericana decidió cerrarlo tras las promesas de buena conducta de Google, pero la Comisión adoptó una posición más dura que podría convertirla en la nueva guardiana de la economía digital.

El gigante estadounidense se encuentra de hecho en el punto de mira de Bruselas en otros dos asuntos, uno sobre el sistema operativo para celulares inteligentes Android y el otro sobre su red de publicidad AdSense.

Google, sin decisión

La pelota está actualmente en el tejado del gigante de internet, que tiene hasta mediados de septiembre para decidir si recurre la decisión de la Comisión ante el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE).

Aunque recurra, Google no se librará en un primer momento de pagar la multa de 2,424 millones de euros (unos 2,800 millones de dólares) impuesta por Bruselas.

Además, deberá informar al ejecutivo comunitario antes de finales de agosto sobre las soluciones que propone para poner fin a estas prácticas, mediante las cuales favorece su comparador de precios Google Shopping en su buscador.

Un experto “high tech”, que la Comisión contratará expresamente, estudiará a continuación estos remedios, que eventualmente podrán presentarse a los demandantes.

Si son suficientes, Google deberá ponerlos en marcha antes del 28 de septiembre. En caso de no hacerlo, la empresa estará sujeta a sanciones de hasta el 5% de la facturación media realizada diariamente a nivel mundial por su matriz, Alphabet.

Preguntado por la AFP, Google no ha querido responder detalladamente. Cuando se anunció la sanción, el gigante indicó únicamente que evaluaba la posibilidad de recurrir.

“Por el momento, no se ha decidido nada”, indicó una fuente próxima al caso. “En cualquier caso, es posible que se negocie una prórroga para poner en marcha las soluciones”, añade la misma fuente.

Esta última asegura así que, en la mayoría de los casos antimonopolio, la Comisión impone el remedio cuando se pronuncia la sanción.

Sin embargo, en este caso, el ejecutivo europeo insta a Google a respetar “el principio de igualdad de tratamiento” y a encontrar la solución para alcanzarlo, lo que puede llevar algún tiempo.

Daños y perjuicios

Entre los demandantes, Monique Goyens, directora general de la Oficina Europea de Unión de Consumidores, reclama “un cambio en el sistema de algoritmos de Google, concebidos en detrimento del consumidor, ya que dan preferencia a sus productos o a aquellos que pagaron para estar en la parte alta de los resultados de la búsqueda”.

“Si Google no encuentra una manera de solucionar el problema para ‘Shopping’, vendrán demandas sobre otros servicios” similares, avanza Eric Léandri, jefe del buscador francés Qwant, miembro de la asociación de demandantes Open Internet Project.

Y, además advierte sobre la “enorme ebullición actualmente en torno a GoogleImages”. En abril de 2015, la agencia de fotografía Getty presentó una demanda ante la Comisión, acusando a Google de “promover el pirateo”.

La Comisión Europea incita además a los competidores de Google que se consideren como afectados a reclamar por daños y perjuicios ante los tribunales de comercio nacionales.